Cómo saber si las metas de tu negocio son realistas

Finanzas Digital.- El emprendimiento no es para conformistas. Necesitas tener una dosis justa de optimismo para ser emprendedor. Pero una línea muy delgada separa al optimismo de la ilusión. Y a menos de que tengas una cuenta bancaria gorda que soporte tu proyecto o un amor por la adrenalina de apostar, lo más recomendable es que practiques el optimismo basado en la realidad.

Muchas veces al tomar decisiones que envuelven grandes ganancias o pérdidas, los optimistas buscan evidencias que respalden los resultados favorables, pues los hace sentir mejor. Conforme crece el deseo de alcanzar los resultados positivos, también lo hace su expectativa de que estos ocurrirán.

Pero cuanto más esperamos obtener de nuestras decisiones más altas son las probabilidades de que caigamos en un exceso de confianza.

Por esta razón, si quieres tener un optimismo más cauteloso, te compartimos algunos consejos que vale la pena considerar si deseas conocer si las metas de tu negocio son realistas o no:

 1. Conoce tu industria. Cuando investigues nuevas oportunidades de negocios, apuesta por aquellas industrias que conoces mejor u obtén experiencia interna antes de perseguir un territorio desconocido. Puedes hacerlo acercándote a un fundador o a un empleado en un puesto ejecutivo, que comparta tu pasión y tenga conocimiento de la industria en la que te interesa introducirte.

2. Pregúntate: ¿Qué pasaría si…? Si estás demasiado emocionado por tu negocio, empieza a preguntarte cuestiones que contradigan tu propio optimismo. Después, acércate a familiares, amigos y mentores confiables que puedan darte su retroalimentación sobre estas hipótesis.

3. Obtén consejos. Busca a mentores experimentados, consejeros o a una junta de consejo que no teman hacerte preguntas difíciles o retar tu proyecto. Idealmente, estos mentores tendrán una experiencia muy distinta a la tuya. Tener diversidad de opiniones y perspectivas te ayudará a tener expectativas más realistas.

4. Haz pruebas. Finalmente, prueba, prueba, prueba. Valida tu idea en cada período del desarrollo del negocio. El interés de los consumidores por tu producto o servicio es lo que en realidad determina si te convertirás en millonario, si fracasarás o algo en medio.

Fuente: Soy Entrepreneur.com








Artículos Relacionados