Bankia inicia su privatización dos años después de su rescate

Finanzas Digital/AFP.- El Estado español empezó este viernes la privatización de Bankia como muestra del retorno de la confianza de los inversores hacia la entidad, cuyo rescate hace dos años precipitó una ayuda europea de 41.300 millones de euros al sector bancario del país.

bankiaEl fondo público de ayuda a los bancos (Frob) vendió este viernes el 7,5% del capital de Bankia, el cuarto banco español por capitalización, por 1.300 millones de euros, anunció el grupo BFA-Bankia.

Con esta operación, el Estado español reduce su participación en el grupo al 60,89% del capital y lanza el proceso de privatización de la entidad, casi dos años después haber inyectado 20.000 millones de euros públicos para salvar al banco de la quiebra.

A mediados de febrero, el presidente de Bankia, José Ignacio Goirigolzarri, avanzó que la privatización de Bankia se llevaría a cabo por fases en dos o tres años. La Unión Europea (UE) había fijado en 2017 la fecha límite para que España privatizara de nuevo la entidad. “Los primeros (paquetes a privatizar) serán más pequeños que los siguientes”, precisó Goirigolzarri.

El título de Bankia, suspendido el viernes por la mañana en la Bolsa de Madrid, retomó su cotización sobre las 09H00 GMT con una caída de más del 4% hasta los 1,51 euros, ajustándose al precio de venta unitario fijado para el paquete de 863.799.641 acciones vendido.

La plusvalía neta de la operación alcanza los 301 millones de euros y la mayoría de la oferta procedió de “inversores institucionales extranjeros”, indicó el grupo.

Esta colocación marca un nuevo giro en la caótica historia de Bankia, nacida en 2010 de la fusión de siete cajas de ahorros españolas, algunas de ellas ya en dificultades.

En julio de 2011, el nuevo banco entró en Bolsa, lo que fue celebrado por su entonces presidente, Rodrigo Rato, conocido por haber sido ministro de Economía y director gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI).

Apenas un año después, el banco, muy afectado por el estallido de la burbuja inmobiliaria en 2008, se hundió registrando unas pérdidas históricas de 19.000 millones de euros en 2012. Rato tuvo que dimitir y ahora está siendo investigado por la justicia española por presunta estafa, apropiación indebida y falsedad documental en las cuentas anuales.

El Gobierno anunció el 9 de mayo de 2012 que tomaría el control de Bankia transformando en participaciones la deuda de 4.465 millones de euros contraída en diciembre de 2010 con el Estado a través de un préstamo público.

Finalmente, el capital público inyectado en la entidad superó los 20.000 millones de euros, la mitad del rescate bancario europeo de 41.300 millones de euros acordado en 2012: el Estado no podía dejar caer un banco que, en ese momento, representaba el 10% del sistema financiero español.

Fuente de inquietud entre los mercados por la fragilidad de su sistema bancario, el país consiguió salvarse por poco de un rescate global de su economía.

Quienes no consiguieron escapar del naufragio fueron 400.000 pequeños accionistas que invirtieron en Bankia en su entrada en Bolsa y que ahora han sufrido grandes pérdidas. Además, el grupo suprimirá, desde ahora hasta 2015, 6.000 puestos de trabajo, el 28% de su plantilla.

El 23 de diciembre, el banco saneado y reestructurado volvió a entrar en el Ibex-35, el selectivo de la Bolsa madrileña, del que había sido expulsado el 2 de enero de 2013.

Reflejo de la situación del país, Bankia volvió a la primera línea del mercado justo un mes antes de terminar el programa de ayuda al sector financiero español. Al desprenderse de sus activos inmobiliarios tóxicos y vendiendo numerosas participaciones, el banco consiguió en 2013 un beneficio neto de 509 millones de euros. Sin embargo, los analistas destacan una debilidad: su cartera inmobiliaria que, casi en su totalidad, se encuentra en España, un país lleno de viviendas sin vender.


Artículos Relacionados