Una huelga vuelve a paralizar las obras de ampliación del canal de Panamá

Finanzas Digital/AFP.- Las obras de ampliación del canal de Panamá, que acumulan un retraso de un año, se volvieron a detener el miércoles por una huelga de trabajadores de la construcción en demanda de aumentos salariales.

canal-de-panama“El proyecto de ampliación del canal de Panamá, que es la principal megaobra del país, está paralizada”, aseguró a la AFP Saúl Méndez, secretario general del sindicato de la construcción, Suntracs.

El sindicato de la construcción demanda un incremento salarial del 20%, que los empresarios rechazan al considerarlo excesivo.

Según el consorcio Grupo Unidos por el Canal (GUPC), encargado de las obras de ampliación de la vía interoceánica, los trabajadores afiliados al Suntracs “están atendiendo el llamado a huelga”, lo que “afecta en su totalidad las labores productivas” e “impacta el cronograma de trabajo del proyecto”.

La ampliación del Canal ya se vio afectado este año cuando el consorcio detuvo las obras del 5 al 20 de febrero por falta de liquidez, lo que llevó a intensas negociaciones con la autoridad del canal para reanudar la ampliación.

Según Méndez, “el 95% de las obras de construcción, incluyendo los megaproyectos, están paralizados” producto de una huelga que “no se levantará hasta que se firme el convenio colectivo”.

“Es un error paralizar las obras porque medidas como estas perjudican al país y a todos los panameños y hacen más costosa la obra cuando al final todos sabemos que se van a poner de acuerdo”, dijo el presidente de Panamá, Ricardo Martinelli. Pese a que consideró justo el aumento para los trabajadores, el mandatario calificó como “innecesaria” la huelga, porque “todos saben lo que nos costó” reiniciar las obras.

Varios sindicatos mostraron en una carta su apoyo “irrestricto” a la huelga, porque “la mayoría de trabajadores asalariados están en situación de pobreza”.

Negociaciones sin avances

El Suntracs y la Cámara Panameña de la Construcción llevan desde octubre negociando. La patronal ha propuesto un incremento salarial del 21% en cuatro años, mientras que el sindicato pide un aumento del 20% anual sobre los 2,73 dólares por hora que cobra un obrero de la construcción no calificado y los 3,67 dólares de un trabajador calificado.

“Los empresarios han hecho propuestas irrisorias que no cubren ni siquiera la inflación proyectada para los próximos años”, dijo Méndez.

“Los trabajadores de la construcción y los empresarios de la construcción merecen una negociación justa, basada en un diálogo pacífico entre las partes y sin presiones, para así avanzar en una agenda conjunta en materia salarial”, advirtió el presidente de la Cámara de Comercio de Panamá, José Luis Ford.

Según este gremio empresarial, una huelga genera “un ambiente de intranquilidad en el país”, que tendrá elecciones generales el 4 de mayo.

Atrasos acumulados

La ampliación debía finalizar en 2014, cuando el Canal cumple su centenario. Sin embargo, por diversos retrasos, ahora se estima que estará lista en diciembre de 2015, para inaugurar la vía en 2016.

Martinelli dijo el martes, tras una inspección al proyecto, que la ampliación de la vía para que barcos de más de 12.000 contenedores -el triple de carga de la que pueden pasar actualmente- iba “viento en popa”.

GUPC, compuesta por la española Sacyr, la italiana Salini Impregilo, la belga Jan de Nul y la panameña Constructora Urbana, llegó a detener las obras por reclamos de 1.600 millones de dólares por sobrecostos, rechazados por la Autoridad del Canal de Panamá (ACP).

El pasado 2 de abril el administrador del Canal, Jorge Quijano, aseguró que la ampliación avanzaba a un 60% del ritmo que debería llevar por la paralización a principios de año. Afirmó que “poco a poco se ha ido reanudando la actividad”, pero advirtió que era necesario aumentar la producción un 10% “para poder recobrar algo del tiempo perdido”.

El proyecto total, presupuestado en 5.250 millones de dólares, lleva avanzado un 72%, y el tercer juego de esclusas, valorado en 3.200 millones de dólares, un 70%.

Por el Canal, de 80 kilómetros, pasa el 5% del comercio marítimo mundial. La vía pasó de manos estadounidenses a panameñas en 1999. EEUU y China son sus principales clientes.


Artículos Relacionados