Inflación en Venezuela: falsificar un billlete es más caro que uno legal

La crisis de inflación que atraviesa Venezuela ahora se ha visto agravada por la falta de información oficial. El Banco Central (BCV) de ese país ha decido restringir los datos sobre la variación de los precios, a medida que la escalada se recrudeció a comienzos de este año, según informa un reportaje del diario argentino La Nación.

Uno de los ejemplos más literales sobre la pérdida del valor de la moneda está, justamente en sus propios billetes, que actualmente no alcanzan ni para pagar su propia falsificación. Por ejemplo, en la zona universitaria de Caracas, una fotocopia doble faz a color cuesta 50 bolívares, lo mismo que la segunda unidad de mayor denominación del país.

Venezuela tiene en circulación bolívares con las mismas denominaciones que en Argentina: 2, 5, 10, 20, 50 y 100. Su segundo más valioso apenas alcanza para pagar una fotocopia de sí mismo.

En 2013 la inflación oficial venezolana fue 56,2% y en 2014 trepó a 68,5%, los datos más elevados a nivel mundial según el BCV. La incógnica radica en el período enero-abril, que todavía no se dio a conocer. El gobernador opositor Henrique Capriles afirma que sólo en los primeros cuatro meses del año ronda el 50%, según información que dice manejar de la entidad oficial.

De acuerdo con un informe de La Nación, las consultoras privadas con sede en Caracas estiman que durante enero fue 10% y que para todo el año maneja un piso de 110% y un techo de 175%. La amplitud de la brecha radica en la escasa información disponible para realizar escenarios macroeconómicos.

El avance de los precios es difícil de medir en el día a día, dado que todas las semanas hay cambios significativos en los supermercados. Una botella pequeña de agua con gas puede costar Bs./ 75 bolívares. La relación con el salario aún es peor: para cubrir una canasta básica alimentaria familiar se necesitan entre 3 y 4 sueldos mínimos (Bs./ 7309).

Ante la inestabilidad del bolívar, los ciudadanos acuden al dólar, un de los bienes que más escasean en la Venezuela actual. Hay tres tipos oficiales de cambio. El oficial, Bs./ 6,3 por dólar; el de subastas para empresas (Sicat), 12 y el de venta regular a ciudadanos (Simadi), 200. A esto hay que sumarte el “blue” o “paralelo”, a 318.

Dicho de otro modo, el billete de 100 bolívares (el de mayor denominación) equivale a U$S 0,5 contra el Simadi ó a U$S 0,31 si te toma el blue.

Debido a la caída en el precio internacional del petróleo y la prácticamente nula inversión extranjera directo, el país atraviesa una sequía de divisas que debe con la que debe hacer economía de guerra para cubrir las cuotas mínimas de importación de productos básicos.

En la economía venezolana casi todo lo que se puede adquirir en un supermercado es importado. Las estimaciones privadas hablan de una caída del 7% en el PBI para este año, que contribuye al ciclo de inestabilidad política.

El Banco Central del país posee reservas por 17.000 millones de dólares y en febrero pasado el Estado quedó al borde del default: el gobierno de Nicolás Maduro consiguió a último momento unos 4700 millones que le prestó la refinería estadounidense Citgo para sortear la situación de pago. Ahora bien, en el segundo semestre al compromisos de pago por 10.300 millones y será el desafíos más complejo.

Fuente: La Nación

Artículos Relacionados

PHP Code Snippets Powered By : XYZScripts.com