Venta de vehículos en divisas no representa una dolarización pero sí “una medida discriminatoria”

Finanzas Digital/Javier Chourio.- Tras un convenio entre el Gobierno y Ford Motor de Venezuela, a partir de julio la empresa automotriz comenzaría a vender vehículos en dólares, a la tasa Simadi, según informaron miembros del sindicato de trabajadores de la empresa y Conindustria.

Sobre el convenio que permitiría a la compañía comercializar vehículos en divisas, economistas señalan que no es la primera medida de este tipo que toma el Ejecutivo, debido a que desde hace meses los boletos aéreos internacionales se están vendiendo en dólares. Explican que el acuerdo no significa una dolarización de la economía, sino en todo caso un “bimonetarismo” por medio del cual se permite vender algunos bienes y servicios en dólares.

Sin embargo los especialistas consideran discriminatoria la medida debido a que son pocos los venezolanos que cuentan con dólares para poder adquirir estos bienes.

La economista Sary Levy afirma que la venta de carros en dólares no es un proceso de dolarización porque no hay una sustitución monetaria, sino una especie de “bimonetarismo”, donde una parte de la economía queda en bolívares y otra parte queda en divisas. La exdecana de la Facultad de Ciencias Económicas y Sociales de la Universidad Central de Venezuela (UCV) manifiesta que desde ese punto de vista la medida podría  llegar a otros sectores como línea blanca y propiedades inmobiliarias.

“No es el primer caso, ya es el segundo donde abiertamente se abre un convenio para que un bien o servicio se venda en dólares, esto asumiendo que el producto en principio es consumido por una población que se asume podría contar con recursos financieros en divisas. No es un proceso de dolarización, porque la dolarización es sustitución monetaria, sino en todo caso un bimonetarismo. Tú tendrías dos economías: una que se transa en dólares para la gente que tiene divisas, y otra para la gente que tiene bolívares”, indica.

Economía dual

Levy manifiesta que en caso de que el Gobierno nacional esté pensando en llevar este esquema a otros sectores, entonces se estaría hablando de una economía dual, lo cual, a juicio de la especialista, podría reducir la escasez de esos productos, pero a su vez no permitiría que toda la población pueda adquirir dichos bienes de manera equitativa.

El economista Luis Oliveros coincide con Levy al señalar que “es una medida discriminatoria que no ayuda a todos los venezolanos por igual”, al tiempo que reitera que “no es una dolarización desde el punto de vista formal” porque  abarca sectores que son catalogados como no prioritarios.

Oliveros expone que ante el riesgo de que las empresas automotrices decidieran marcharse del país debido a las dificultades que afrontan por el control cambiario, o ante el riesgo de que la producción se fuera a pique, el Gobierno dijo: “si se van a quedar, bueno, dolaricen sus precios”.

Por otra parte aduce que el Ejecutivo tendrá que solucionar la situación de las otras empresas automotrices instaladas en el país, así como también las importadoras de vehículos, y muy especialmente la situación de las empresas encargadas de importar repuestos y baterías.

“Las baterías y los repuestos son algo que el Gobierno va a tener que  solucionar. Cómo va a garantizar que haya repuestos. Va a tener que decirles que dolaricen o garantizar que los dólares fluyan a estos sectores”, apunta.

El economista agrega  que “esto es una pista más de que estamos atravesando una crisis muy grande, porque el Gobierno no tiene dólares para muchos sectores de la economía nacional”.  

En ese sentido expresa que el Ejecutivo nacional nos vendió un sistema cambiario muy diferente a lo que tenemos en este momento. “Hay un Simadi, sobre el cual el mismo Banco Central publica todos los días que solo está abasteciendo un 2% del mercado y un Cencoex para una gran cantidad de sectores;  además de un Sicad que al ver que no está funcionando, te dice que el Gobierno no tiene dólares y que se equivocó”, agregó.

Carros usados

Oliveros también expone otra variable que trae consigo el permitir vender vehículos nuevos en dólares. Esta tiene que ver con el mercado de vehículos usados.  Sobre ese punto piensa que habrá que esperar a ver cómo fluctúa el mercado de autos nuevos vendidos en divisas, para ver qué va a pasar con el mercado secundario compuesto por carros usados.

“En  la  facturación al comienzo,  puede que haya crecimiento, pero los precios van a tener que estabilizarse,  y no creo que vayan a cambiar. Hay que ver cuál va a ser la demanda real; cómo se va a mover ese mercado primario, y qué va a pasar con el mercado secundario, porque si tú me vendes un carro en dólares, me tienes que permitir comercializarlo luego en dólares”, plantea.

Artículos Relacionados