Deberes de los trabajadores

agosto 12, 2015

IrmaBontesIrma Bontes Calderón.- Comúnmente se habla de los derechos de los trabajadores, la protección de los mismos, el amparo a sus condiciones,  la progresividad, etc., sin embargo, pocos se refieren a que estos derechos surgen de una relación laboral que le impone a su vez deberes que cumplir.

En una suerte de amnesia,  se suele exigir a los empleadores el cumplimiento de la normativa prevista en la LOTTT y/o en la convención colectiva donde las hay, obviando que también corresponde el mismo cumplimiento para quien se dice trabajador.

Revisemos entonces cuáles son esas obligaciones que hay que cumplir para exigir.

La LOTTT, cuando define el contrato de trabajo en su artículo 55,  refiere que “…es aquel mediante el cual se establece las condiciones en las cuales una persona prestas sus servicios en el proceso social trabajo bajo dependencia, a cambio de un salario justo…” , siendo así, el trabajador está obligado NO solo a cumplir con el horario de trabajo,  a utilizar los implementos de seguridad, a cumplir con los procedimientos de seguridad,  sino a realizar su labor de forma eficiente y productiva; pues qué sentido tiene por ejemplo que el trabajador llegue al trabajo a su hora, pero pierda treinta minutos o mas desayunando, chateando  (si es que el verbo cabe), hablando en el baño con sus compañeros, etc.

Cuando buscamos la definición  de jornada en la LOTTT (167) y vemos que es “… el tiempo durante el cual el trabajador… está a disposición para cumplir con las responsabilidades y tareas a su cargo…”, y pese a ello, el trabajador se molesta,  o refiere estar acosado cuando se le pasa una amonestación  o se le  hace un llamado de atención por no cumplir con lo previsto en la norma, este tipo de “trabajador” obvia sus responsabilidades, y cree que con solo llegar a tiempo, tiene derecho al resto de los beneficios que le concede su condición de trabajador; pues no es cierto.

El empleador  tiene el derecho de hacer los llamados de atención y los mismos son absolutamente válidos y se pueden ejecutar tantas veces se requieran hasta la corrección de la conducta,  y el ejercicio de ese poder por parte del empleador o sus representantes, no solo cabe dentro de la relación laboral, sino que es propio de ella, sin que eso signifique en ningún caso una presunción acoso laboral (164).

Quienes piensan distinto, olvidan que el poder de dirección es inmanente a la definición de patrono, pues si el trabajador no actúa bajo su subordinación y por cuenta de éste (dependencia), no estamos en una relación laboral, pues dos de sus elementos definitorios estarían ausentes (subordinación jurídica y ajenidad).

Por su parte, el  artículo 18 del Reglamento de la Ley Orgánica del Trabajo aun vigente (RLOT), refiere los deberes fundamentales  del trabajador, y al respecto señala: a) Prestar el servicio en las condiciones y términos pactados o que se desprendieren de la naturaleza de la actividad productiva. b) Observar las órdenes e instrucciones que, sobre el modo de ejecución del trabajo, dictare el patrono o patrona; y c) Prestar fielmente sus servicios, con ánimo de colaboración, y abstenerse de ejecutar prácticas desleales o divulgar informaciones sobre la actividad productiva que pudieren ocasionar perjuicios al patrono o patrona.”

Asimismo, el artículo 79 de la LOTTT (Causas justificadas de despido), en cada uno de sus literales prevé obligaciones a las cuales está sujeto el trabajador, y destaco el literal j “falta grave a las obligaciones que impone la relación de trabajo”, porque la más importante de las obligaciones y la más incumplida por algunos que dicen ser trabajadores,  es obviamente trabajar de forma eficiente.

En materia de seguridad y salud laboral, también la Ley Orgánica de Prevención, Condiciones y Medio Ambiente del Trabajo (LOPCYMAT), establece deberes de los trabajadores (54) y derechos de los empleadores (55).

Este es el segundo artículo que escribo sobre este particular, pues las denuncias y reclamos que se han puesto de moda, donde grupos de trabajadores y algunos funcionarios públicos, mal entendiendo cualquier instrucción o amonestación del patrono o sus representantes, pretenden generar una matriz de opinión sobre acoso laboral,   produce en quien suscribe, que si ha tenido la oportunidad de relacionarse con verdaderos trabajadores, la necesidad de recordar a quienes aspiran serlo, que los deberes y derechos  en una relación laboral son recíprocos.

Culmino exactamente con la misma frase que usé en mi primer artículo sobre el tema, “el trabajador tiene un deber de obediencia, y mientras no acate las instrucciones correctamente, el empleador o sus representantes tiene derecho a hacer uso de su poder de dirección, sin atentar contra su dignidad”.

 

trabajadores
BannerGlobalRatings

Presidente de la Acfiman: Para el regreso a clases "es importante tener un sistema de vacunación que funcione para todos" finanzasdigital.com/2021/10/presid… a través de @finanzasdigital

Llegaron a Venezuela más de 822.000 primeras y segundas dosis de la vacuna Sputnik V finanzasdigital.com/2021/10/llegar… a través de @finanzasdigital

menu linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram