Diálogo sin dialéctica: otra mentira oficialista

julio 23, 2016
JesusAlexisGonzalez
JesusAlexisGonzalez

JesusAlexisGonzalezJesús Alexis González.- En su oportunidad, Lenin expresó sobre la conveniencia de “trazar una línea de demarcación entre las ideas verdaderas y las ideas falsas” haciendo implícita referencia a una línea política de demarcación entre el pueblo (proletariado y sus aliados) y los “enemigos del pueblo”; al tiempo de afirmar: “sólo los miopes pueden considerar irrelevante y superfluas las luchas entre fracciones y la diferenciación entre matices en las opiniones”, referenciando de igual modo que los intelectuales “marxistas” “algunos pueden ser individualmente (políticamente) revolucionarios declarados y valientes, pero en su conjunto permanecen incorregiblemente pequeñoburgueses por su ideología”.

Con vista al supuesto diálogo que se anuncia “sin fecha ni agenda” (más para distraer que para enmendar por parte del gobierno), resulta de sumo interés destacar el argumento sustentado por diversos autores según el cual en la Rusia de 1917 el viejo Estado no fue ni siquiera destruido, se anuló por si solo al encontrarse incapacitado de satisfacer las reivindicaciones más elementales de la población, sin embargo la nueva organización soviética comenzó a administrar Rusia en nombre del “socialismo” mientras la explotación cambiaba simplemente de color (acontecer que se asemeja en lo elemental con el caso venezolano); siendo que en mucho el agotamiento del Estado se vinculó con el materialismo dialéctico entendido como una filosofía que se fundamenta en la relación entre el conocimiento y el mundo material objetivo, apuntalado en la primicia de la materia sobre la conciencia.

En lo específico del materialismo, se corresponde con la corriente filosófica que surgió para oponerse al idealismo siendo su principal postulado “que la cosa existe sin más precedente que su sola existencia”, mientras que la dialéctica hace referencia como técnica al accionar que intenta descubrir la verdad sobre la confrontación de argumentos contrarios entre sí, y desde su visión como arte pretende persuadir, debatir y razonar ideas diferentes, mientras que como discurso consiste en la contraposición de una idea (tesis) de donde surgen contradicciones (antítesis) que al fundirse (síntesis) emana una nueva resolución del tema; o lo que es lo mismo implica dialogar y discutir para procurar la verdad mediante la exposición y confrontación de razonamientos y argumentos contrarios entre sí; de lo cual se desprende que el diálogo es un instrumento de la dialéctica, habida cuenta de ser un método de razonamiento mediante el enfrentamiento (no guerra) entre posiciones distintas para extraer una conclusión que las supere (las posiciones) y se acerque a una verdad compartida (la verdad única no existe), donde convencer con la palabra (sin un revolver en la nuca) se convierte en una excelencia en aras de razonar (no imponer) la sucesión encadenada de los hechos que derivan en situaciones indeseables (p.ej. la crisis socioeconómica en la Venezuela actual), para luego establecer a partir de esa conclusión alternativas para la inflexión (aspiración poco viable en nuestro país con el “gobierno” actual).

A tenor del contexto descrito, principalmente en cuanto al diálogo con obligatoria dialéctica, resulta pertinente hacer referencia a tres conceptos que tienden a confundir algunas ideas:

Retórica: Arte del bien decir (bastante extraviado en el oficialismo del país),  de dar al lenguaje (escrito o hablado) la eficacia necesaria para persuadir a través de un proceso comunicativo ordenado; lo cual es equivalente a la capacidad de defender por medio del discurso público una opinión propia (otra escasez venezolana), intentando influir en la forma de pensar y actuar de los demás al inducir una reflexión apoyada con argumentaciones emotivas;

Oratoria: Es la materialización de la capacidad persuasiva (no coercitiva) expuesta mediante la retórica a la luz de discursos, conferencias, tertulias, etc. (distinto a cadenas televisivas); siendo en fin el arte de hablar con elocuencia razón por la cual la retórica y la oratoria no pueden separarse;

Dialéctica: Siendo una palabra polisémica (posee varios significados), resulta necesario situarla etimológicamente a la luz de “arte de conversar” del griego día (intercambio) y logos (palabrea, discurso); al extremo que en el mundo griego era el arte de discutir y se oponía a la retórica como un hablar bien en un auditorio.

Reflexión final: Asumimos como valido el pensamiento de Hegel, según el cual todo es producto de un proceso de donde surge el progreso de la historia. Como ninguna situación puede continuar indefinidamente, y cada situación contiene elementos que entran en conflicto ¡el cambio es continuo! siendo por tanto lo que esperamos con esperanza, fe y alegría para Venezuela en 2016, cuando el poder electoral (minúsculas intencionales) cumpla con la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela y convoque (con la presión del pueblo por delante) el referendo revocatorio presidencial (este año) para darle el derecho al pueblo de ratificar su inquebrantable deseo de cambio, tal como lo demostró al momento de las elecciones parlamentarias del pasado 6-D.

Solo falta la fecha para salir a votar con alegría, convencidos como estamos del retorno de un mejor país para todos, ¡¡gracias a un nuevo gobierno!!

 

[email protected]    

 

@jesusalexisgon

 

JesusAlexisGonzalez
BannerGlobalRatings

Bolsa de Valores de Caracas para este #22Oct:

IBC: 6.048,44 🔺628,77 (11,60%)
Índ. Financiero: 11.157,42 🔺1.490,61 (15,42%)
Índ. Industrial: 2.773,67 🔺11,38 (0,41%)

6🔺
3🔻
7➖

🔴 196 operaciones de compra/venta de acciones
🔴 Monto transado: Bs 111.591,92.

Vicepresidente de Acoinva: Se deben reactivar los vuelos hacia Valera para ayudar a estimular la economía finanzasdigital.com/2021/10/vicepr… a través de @finanzasdigital

menu linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram