El valor de una marca registrada

José FermínJosé Ramón Fermín.- Elegir un buen nombre para una marca no es una tarea fácil. Para todo aquel emprendedor que esté desarrollando una idea sobre la fabricación o comercialización de un nuevo producto o una forma distinta de prestar un servicio, debe haberse detenido a pensar, o al menos haberlo discutido con sus socios, familiares o amigos cercanos, sobre la marca que utilizará para distinguirse de los demás.

Por lo general, se busca una marca asociada a la actividad que vaya a emprender, la unión de palabras o partes de ellas, muchas veces palabras que genere algún lazo afectivo, palabras de moda (tecnología) y los más osados que inventan un nombre que no tenga ninguna asociación con lo que pretendemos ofrecer.

Pero, luego de ese proceso creativo para seleccionar su marca, el emprendedor debe seguir ocupándose de un sinfín de asuntos relacionados con su negocio y por lo general, deja el registro de la marca para después. Sin embargo, abre una cuenta bajo esa marca en las redes sociales (RRSS), constituye una compañía, inicia el diseño de su campaña publicitaria, encarga el diseño del logotipo, encomienda la fabricación del nombre del establecimiento comercial o los envoltorios, etiqueta o empaques, entre otros.

Ahora, cuales son los problemas con los que se puede enfrentar un emprendedor si no selecciona la marca correcta, o no la registra ante el Registro de la Propiedad Industrial?

La primera es que si no registra la marca nunca tendrá el derecho exclusivo de usarla, y tampoco podrá evitar que cualquier otra persona la use para la misma actividad. En términos prácticos, imaginémonos un emprendimiento que ha madurado y desea ser ofrecido en franquicias y no pueda asegurársele al franquiciado el uso de la marca de manera exclusiva. Más aún, que el franquiciado deberá tolerar que cualquier otro la utilice.  O peor aún, que estará expuesto a ser demandado porque una persona registro una marca igual o parecida con anterioridad.

Y si decide iniciar el proceso de registro pero no hace una buena selección de su marca, corre el riego de escoger una marca que podría estar prohibida expresamente por la ley (engañosas, descriptivas, genéricas, inmorales) o peor aún, elegir una marca igual o parecida a una previamente registrada. En ambos casos, las marcas serían rechazadas por el Registro de la Propiedad Industrial, con lo cual perderá tiempo, dinero y podría verse obligado a tener que cambiarla.

Tampoco basta con el nombre del registro de una compañía para identificar sus productos, servicios o nombre del establecimiento comercial.  El nombre que seleccionamos ante el registro mercantil solo ampara el nombre de la empresa mas no el nombre de los producto, de los servicio, de un lema o el nombre del mi establecimiento comercial.

Otro aspecto a considerar es que el registro de un nombre de dominio o el nombre de un usuario en las redes sociales no otorga ningún derecho exclusivo y hacer uso de un nombre sobre la cual no se posee ningún derecho podría acarrear acciones legales.  En el caso de los nombres de dominio, alguien que pudiera verse afectado podría plantear una demanda para que el dominio sea cancelado o transferido. En el caso de los nombres de los usuarios de las redes sociales, el afectado podría solicitar a la plataforma que administra la red social la remoción o eliminación de la cuenta. Por lo tanto, es aconsejable (i) no registrar o inscribir nombres del cual se tenga conocimiento que ya están registrados o pertenecen a un tercero y (ii) registrarlo como marcas ante las autoridades competentes (aunque su uso sea exclusivamente en internet o RRSS). La razón principal es que si bien su uso es mediante medios digitales, la mayoría de los casos el producto o servicio tiene presencia en el mundo real.

Por todas estas razones, es importante escoger la marca adecuada bajo un criterio de selección – no sólo desde el punto de vista del mercadeo – sino conjuntamente con las normas de Propiedad Intelectual y registrarla con anticipación ante la autoridad competente.

 

[email protected]

 

@joseramonfermin

 

Artículos Relacionados