Comienza la 48 edición del Foro Económico de Davos

Hasta el 26 de enero, la ciudad suiza de Davos se convierte en el centro del debate político y económico mundial, con la presencia de 70 jefes de Estado. Una vez más, el foco estará en las decisiones que se tomen fuera de agenda reseñó la agencia France 24.

El lema de esta 48 edición será “construir un futuro común en un mundo fracturado” en la que están planificadas unas 400 conferencias sobre temas como la necesidad de una renta básica, el impacto económico de la tecnología y la robótica, el proteccionismo de algunos países como Estados Unidos y el supuesto liderazgo de las mujeres en el mundo de los negocios.

El primer ministro indio, Narendra Modi, señaló en su discurso de apertura del Foro de Davos que la globalización “está perdiendo lentamente su brillo”, y defendió que el aislacionismo “no es la solución”.

Otro de las conclusiones a las que llegaron directivos de las mayores entidades financieras como Citigroup o Barclays, en uno de los primeros debates del Foro, es que la deuda de China es la mayor amenaza para la economía mundial, a la que han comparado con un rinoceronte a quien nadie ve llegar.

LA AGENDA Y LA NO AGENDA DEL FORO DE DAVOS

Por un lado, está la agenda oficial, liderada por el lema del Foro y que unirá a asistentes de más de 110 países. En esta agenda, la presencia del presidente francés Emmanuel Macron y la visita del presidente de EE. UU., Donald Trump, son los actos más esperados. Macron por su discurso a favor de la Unión Europea y un comercio comunitario, y Trump porque supondría la segunda visita de un mandatario estadounidense en toda la historia de Davos.

La mayoría de líderes comunitarios también asistirán, con seis mandatarios de América Latina, entre los que están el presidente de Colombia, Juan Manuel Santos; el presidente de Brasil, Michel Temer; y el presidente de Argentina, Mauricio Macri.

Pero lo que realmente es importante en Davos es la no agenda, todo aquello que se discute entre pasillos que marcará el devenir económico y político global. En esa no agenda, ocurrirán cosas tan extrañas como vivir durante casi una hora la experiencia de un refugiado sirio, mientras que, en el otro extremo, acontecerán varias fiestas privadas que no reparan en gastos.

Un Foro Económico selecto y mediático, cargado de secretos, que solo en su edición de 2015 generó unos 42 millones de dólares para la economía de Davos y más de 67 millones de dólares en Suiza.

Artículos Relacionados