Cruz Roja Internacional triplicó el presupuesto para su acción humanitaria en Venezuela

El presidente del Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR), Peter Maurer, finalizó una visita de cinco días a Venezuela cuyo objetivo fue consolidar la labor de la organización en torno a cuatro cuestiones humanitarias acuciantes para el país: migración, salud, agua y saneamiento, y detención. El CICR está intensificando sus actividades en Venezuela y ha triplicado su presupuesto, que pasó de 9 a 24,6 millones de francos suizos, aproximadamente.

El CICR ha firmado recientemente un acuerdo con el Ministerio de Salud para prestar atención sanitaria de urgencia a la población venezolana. Veintiocho hospitales y ocho centros de atención primaria de la salud de Venezuela recibirán capacitación, agua y saneamiento, y material sanitario de parte del CICR.

El señor Maurer se reunió con Nicolás Maduro, con funcionarios de diferentes ministerios gubernamentales y con representantes del poder legislativo para analizar las formas en que el CICR puede fortalecer su cooperación y responder a las necesidades de la población venezolana ateniéndose a los principios del Movimiento Internacional de la Cruz Roja. Esta es la primera visita que un presidente del CICR realiza a Venezuela en 24 años.

Durante la visita, el señor Maurer también viajó a Táchira, en la frontera con Colombia, y a Bolívar, en la frontera con Brasil. Conversó con miembros de la comunidad, migrantes, personas afectadas por la violencia armada, personal de salud y pacientes en tres hospitales.

Además de estos esfuerzos en los ámbitos de salud y asistencia a los migrantes, el CICR ha visitado a unos 2.500 detenidos desde el comienzo de 2019 y ha ayudado a centenares de ellos a comunicarse con sus familiares a través del servicio de contacto entre familiares.

Preocupa particularmente al CICR el alto nivel de violencia armada que afecta a las personas vulnerables y les impide acceder a los servicios básicos. La organización apoya a las comunidades afectadas mediante el servicio de primeros auxilios.

Muchas personas están yéndose del país en busca de una vida mejor. Desde comienzos de este año, el CICR, junto con la Cruz Roja Venezolana, ha ayudado a más de 6.000 migrantes a restablecer el contacto con sus familiares a través de llamadas telefónicas.

“Vine a Venezuela a escuchar a las personas afectadas, comprender sus necesidades y asegurarme de que nuestra respuesta les brinde lo que necesitan”, dijo el señor Maurer. “Intensificaremos nuestras actividades en las semanas y los meses próximos. No se trata de dar una asistencia puntual en este momento. Se trata de ayudar a la población venezolana a seguir adelante con sus vidas de forma sostenible.”

El CICR ha estado presente en Venezuela desde 1966 y apoya a la población venezolana prestando asistencia humanitaria de forma neutral, imparcial e independiente.

 

Fuente: CICR

Artículos Relacionados