Banco central de Brasil reduce su pronóstico de PIB 2020 a -6,4%

junio 25, 2020
Brasil-Banco-Central

El banco central de Brasil recortó el jueves su pronóstico de crecimiento económico para 2020 a -6,4% desde cero debido a la crisis del COVID-19, y advirtió que la incertidumbre sobre el ritmo de recuperación en el segundo semestre sigue siendo inusualmente alta.

En su informe trimestral de inflación, el banco central también dijo que la economía requería un estímulo extraordinario, pero agregó que el margen para una mayor flexibilización de las políticas era pequeño, en gran parte debido al deterioro del panorama fiscal.

La nueva proyección del emisor para el PIB está muy próxima a las previsiones de los economistas del mercado, que esperan una retracción del 6,5 % en 2020, pero es más optimista que las de los organismos multilaterales, ya que el Banco Mundial calcula que el PIB brasileño retrocederá un 8 % y el Fondo Monetario Internacional (FMI) un 9 %.

"La alteración de la proyección está asociada, esencialmente, al avance y a la duración de la pandemia de COVID-19 en territorio nacional, con la consecuente adopción, a partir de la segunda quincena de marzo, de medidas de aislamiento social en el país", admitió el Banco Central en su informe al indicar que inicialmente no preveía que la crisis sanitaria se prolongara tanto.

"La magnitud de esos dos factores (expansión y duración de la pandemia) superó significativamente la que se esperaba cuando fue producido el anterior Informe Trimestral de Inflación", agregó el organismo en su documento.

Pese a que gran parte de los gobiernos regionales y municipales comenzaron a flexibilizar este mes las medidas de distanciamiento social pese a que Brasil no ha llegado al pico de la curva de contagio, el Banco Central considera que la retracción económica en el segundo trimestre será mayor que en el primero y, probablemente, la mayor ya registrada desde 1996.

"Se espera que tal contracción sea seguida de una recuperación gradual en los dos últimos trimestres del año, repercutiendo la disminución paulatina y heterogénea del distanciamiento social y de sus efectos económicos", asegura el informe.

Según la entidad, pese a que la agropecuaria -el sector menos afectado por la pandemia- terminará el año con un crecimiento del 1,2 % (por debajo del 2,9 % previsto hace tres meses), la industria sufrirá una contracción del 8,5 % y los servicios un retroceso del 5,3 %.

El Banco Central también prevé una "contracción expresiva del consumo de las familias pese a la magnitud de las medidas gubernamentales de transferencia de renta".

Ello debido a que, según las cifras oficiales, las medidas de distanciamiento social dejaron a 19 millones de personas provisionalmente sin trabajo tan sólo en mayo, de las que 9,7 millones quedaron sin rendimiento el mes pasado.

Para paliar esta situación, el Gobierno autorizó la distribución de un subsidio de emergencia de 600 reales (unos 120 dólares) mensuales entre abril y junio para unos 60 millones de desempleados, informales y personas de escasos recursos.

El Banco Central calcula que el consumo de las familias, que es el mayor motor de la economía en este país de 210 millones de habitantes, se retraerá el 7,4 % este año como consecuencia del salto del desempleo y de la reducción de la renta de los trabajadores.

La pandemia, por lo mismo, interrumpirá la gradual recuperación que venía registrando la economía brasileña tras la histórica recesión que sufrió en 2015 y 2016, cuando el PIB se retrajo en cerca de siete puntos porcentuales.

En 2017 la economía creció un 1,3 %, en 2018 un 1,3 %, en 2019 un 1,1 % y para este año la previsión inicial era que el crecimiento llegaría al 2,5 %.

Fuente: Reuters con información de EFE

Brasil-Banco-Central
menu linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram