Cuba entrará en la “nueva normalidad” dividida en fases

El Gobierno de Cuba anunció este viernes como parte de la evolución y actualización del COVID-19 en el país, el Primer Ministro explicó cómo se definen las etapas y fases en el que la nación actuará:

Etapa epidémica:

Fase de Transmisión Autóctona Limitada
Fase de Transmisión Comunitaria

Etapa de recuperación:

Fase 1
Fase 2
Fase 3

Etapa de nueva normalidad

Al referirse a esta última etapa, que se incorpora a la actualización del Plan, precisó que en ella se restablece la actividad productiva y de servicios, lo cual necesariamente estará acompañado al fortalecimiento de la vigilancia epidemiológica, el cumplimiento y control de las medidas higiénico-sanitarias, así como de otras disposiciones que aseguren la protección de la salud.

Este nuevo momento, enfatizó, requiere de la participación responsable de las personas, a partir de la adopción de un nuevo código y estilos de vida.

Como disposiciones generales que permanecen en todas las etapas, definió en primer lugar el uso obligatorio del nasobuco en espacios cerrados y en lugares públicos donde haya concentración de personas.

El anterior Plan –comentó- iba flexibilizando su uso en las diferentes fases, pero en esta nueva normalidad, teniendo en cuenta el criterio de los especialistas y la experiencia acumulada, resulta obligatorio e imprescindible emplearlo.

Asimismo, particularizó en el distanciamiento físico, elemental sobre todo en locales cerrados, y en la decisión de prohibir la entrada a los centros de trabajo y estudio de personas con signos y síntomas sugerentes de la COVID-19 u otras enfermedades transmisibles.

Al referirse a esto último subrayó la importancia de que la población colabore si siente algún de los síntomas y acuda de manera responsable y con inmediatez a instituciones de salud.

Se mantienen además de manera obligatoria la desinfección de las manos con hipoclorito de sodio o solución hidroalcohólica a la entrada de las instituciones, así como la desinfección sistemática de las superficies. En cada centro de trabajo, en cada escuela, en cada transporte público, tienen que estar creadas esas condiciones para que ello se cumpla, sentenció.

En esta nueva normalidad que comenzará a vivir el país, explicó, se ajustará también el sistema de seguimiento y control que ha dado el país a la COVID-19, todo ello teniendo en cuenta los criterios de los especialistas de salud y científicos.

En tal sentido, ejemplificó que la habitual reunión del Grupo Temporal de Trabajo para la prevención y control del nuevo coronavirus, que se realizaba de manera diaria, ahora solo será dos veces  a la semana: martes y viernes.

Por otra parte, explicó que la conferencia de prensa del doctor Francisco Durán será los viernes y el resto de la semana se continuará ofreciendo información constante sobre la enfermedad a través de los medios de comunicación. Semanal será también el encuentro que encabeza el Presidente de la República con científicos y expertos que han enfrentado directamente la epidemia en el país.

A partir de este escenario, subrayó, en las provincias que pasan a la nueva normalidad se desactivarán los consejos de defensas provinciales y municipales, y solo permanecerán activos en aquellos lugares donde se transite por otras etapas.

Acerca de las medidas sanitarias puntualizó que se continuará potenciando la vigilancia activa en las comunidades, mediante la pesquisa con calidad, dirigida a la búsqueda de pacientes con sintomatologías, con prioridad en unidades cerradas, grupos vulnerables y áreas de riesgo epidemiológico.

Por otra parte, dio a conocer la decisión de ingresar en el domicilio a los contactos de casos confirmados y sospechosos, con excepción de aquellas personas que sean adultos mayores con enfermedades asociadas, no tengan condiciones en el hogar o que su comportamiento social no permita un correcto aislamiento. Estas personas, dijo, seguirán siendo ingresadas en los centros de aislamiento.

Puntualizó que se garantizará el funcionamiento pleno de la red de servicios a la salud en consultorios, policlínicos, hospitales, clínicas estomatológicas, institutos de investigación y otros, los cuales resultan vitales para ir retomando la vida del país.

Al mismo tiempo, en los servicios de urgencia se mantendrán las consultas para la atención a los pacientes que presenten signos y síntomas sugerentes de COVID-19, con separación de flujo y estrictas medidas de bioseguridad.

Entre otras medidas, el Primer Ministro detalló que se realizará la prueba PCR al 100% de los viajeros internacionales que arriben al país por los puntos de frontera. A todos se les aplicará el protocolo de vigilancia ya sea en su domicilio, hoteles, casas de rentas y otros.

Desde la Fase 3 se permitirá la entrada de pasajeros desde el exterior, a cubanos y a extranjeros. Los cubanos residentes podrán viajar al exterior, según la disponibilidad de los vuelos.

Finalmente, dio a conocer que para determinar los cambios de fase se tendrán en cuenta la tasa de incidencia por cada 100 000 habitantes en los últimos 14 días y el cumplimiento del porcentaje de pruebas PCR realizadas, como indicador de proceso que expresa la búsqueda activa de casos.

Esos criterios determinaron a partir del comportamiento de la epidemia, la situación actual y los pronósticos estimados de la incidencia. Al respecto, precisó que la necesidad de incorporar nuevos criterios o modificar los presentes estará determinada por cambios en la situación epidemiológica del país y el comportamiento de los indicadores de calidad. Se mantendrá su revisión periódica para ajustarlos de ser necesario.

Fuente: Presidencia de Cuba

Artículos Relacionados