Bachelet aseguró que “en ningún caso” debe administrarse una vacuna a la fuerza

La Alta Comisionada para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, aseguró este miércoles que “en ningún caso” debe administrarse una vacuna a la fuerza.

Agregó que “los derechos humanos no impiden la obligatoriedad de las vacunas, pero sí imponen límites sustanciales sobre cuándo y cómo se aplican”.

Según reseñó la Agencia de Noticias ONU, la Alta Comisionada manifestó que si la vacuna está disponible para todos, “puede ser puede ser aceptable condicionar el ejercicio de algunos otros derechos y libertades -como el acceso a escuelas o espacios públicos- a la vacunación”.

Asimismo, enfatizó que las vacunas no deben administrarse a la fuerza y añadió que la negativa de una persona a no vacunarse también puede conllevar otras consecuencias legales.

“Sin embargo, en ningún caso debe administrarse una vacuna a la fuerza. La negativa de una persona a cumplir con una política de vacunación obligatoria también puede conllevar otras consecuencias legales, incluyendo, por ejemplo, multas adecuadas. Cuando se impongan sanciones, éstas deben ser proporcionadas y estar sujetas a revisión por parte de las autoridades judiciales”, dijo.

En este sentido, culminó diciendo que los mandatos, deben estar previstos en la ley y sólo deben considerarse cuando medidas menos intrusivas, como el uso de máscaras y el distanciamiento social, hayan fracasado de forma demostrable para satisfacer las necesidades sanitarias.

Artículos Relacionados