Comercio electrónico: La nueva realidad en el mundo para comprar

El comercio electrónico (e-commerce en inglés) se desarrolla a mediados de la década de los 90 con el uso masivo de las computadoras y el Internet. En sus inicios, se basaba en la venta de bienes y servicios comercializados a través de páginas web que eran pagados con medios electrónicos como las tarjetas de crédito.

Aunque algunos especialistas indican que su nacimiento surge en los años 80 en Estados Unidos, con las ventas por catálogo y televisión que se concretaban vía telefónica y eran pagadas igualmente con tarjetas de crédito o transferencias entre cuentas.

En el siglo XXI, este concepto de mercado se expande con el surgimiento de las redes sociales y las nuevas plataformas de pago: Apps en teléfonos inteligentes, transferencias electrónicas, pago móvil, entre otro.

Esta modalidad cambia totalmente el concepto tradicional de compra, los consumidores ya no tienen que ir a las tiendas a buscar lo que necesitan, ahora está la posibilidad de ver los productos y sus precios haciendo uso de una computadora u otro dispositivo electrónico con acceso a Internet.

Podemos comprar alimentos, ropa, zapatos, muebles y se extiende a la contratación de servicios básicos o premium de música y televisión.

Amazon fue la pionera en este campo, con la venta de libros que podían ser encargados a nivel mundial y con el tiempo se fue diversificando al ofrecer todo tipo de productos.

Actualmente, existen miles de empresas minoristas que ofrecen sus servicios a través del comercio electrónico, aunque Estados Unidos continúa siendo el país líder en este segmento, se estima que representa el 20% de las ventas a nivel mundial, seguido por China y Japón.

En Latinoamérica, la empresa líder de comercio electrónico es MercadoLibre (nacida en Argentina) que para el segundo trimestre de 2021 registró una utilidad neta de US$ 68MM.

A nivel mundial las ventas a través del comercio electrónico crecieron alrededor de 27,6% durante el año 2020, impulsadas por las medidas de restricción de movilidad y actividades económicas generadas por la pandemia de Covid-19.

En el caso específico de América Latina, este crecimiento fue aún mayor (36,7%), estimándose que para el cierre del año 2021 las ventas superen los US$80.500 millones, según datos de la firma Statista Digital Market Outlook.

Esto se debe a que el mercado latinoamericano, que en gran medida mantiene el formato de comercio tradicional, se ha visto obligado a adaptarse a este modelo de negocio para poder sobrevivir a las condiciones actuales.  

Según estimaciones de esta misma firma, habrá un crecimiento del comercio electrónico en los países de América Latina entre 2021 y 2025, siendo Brasil y México quienes lideren las ventas.

Por su parte, se espera que Argentina sea quien presente un mayor crecimiento durante este período, alrededor de un 59%. 

Fuente: Statista Digital Market Outlook

En Venezuela, al igual que en el resto del mundo, a raíz de la pandemia de la Covid-19, el comercio electrónico ha crecido de forma acelerada, puesto que ha llevado a muchos comerciantes a migrar a la tecnología para mantenerse en el mercado.

De acuerdo a cifras de la Cámara Venezolana de Comercio Electrónico (Cavecom-e), en 2021 el sector tendrá un crecimiento de 2.000%.

Vale acotar que factores como el acceso a Internet (se estima que el 70% de la población tiene algún tipo de servicio fijo o móvil), la velocidad de conexión (que es la más baja de Latinoamérica) y la inestabilidad de la misma, no ha impedido la transformación de la dinámica comercial en el país.

También han surgido muchos vendedores a través de las redes sociales y WhatsApp que se podrían considerar como un comercio electrónico informal, dado que no son empresas registradas, y por la dinámica del país, la mayoría de las transacciones se realizan con pago directo al vendedor, en divisas.

Para estos pequeños comerciantes, el beneficio radica en captar clientela a través de sus contactos, grupos de chats (en caso de WhatsApp) ahorrando costos como publicidad o pago del alquiler de un local comercial.

Es de esperar que el comercio electrónico siga creciendo y forme parte de nuestro día a día, adaptándonos a los modelos de negocio que se manejan en el mundo. Para lo cual el país debe contar con las bases y normativas necesarias para el correcto funcionamiento y los comerciantes deben formarse para sacar el mejor provecho de este nicho de mercado.

Artículos Relacionados