Leonardo Vera: Reanimación económica en el país es “provocada por factores de corto plazo con efectos limitados”

El economista y profesor universitario, Leonardo Vera, señaló que ha habido una “gran polémica” por las afirmaciones y ciertas evidencias preliminares que indican que la economía venezolana registra una “moderada reanimación”.

En ese sentido, indicó a través de su cuenta en la red social Twitter que “los ciclos no son regulares y que las recesiones pueden llevarnos al abismo muy rápidamente, en tanto que la recuperación del terreno perdido puede ser lenta y prolongada, pero en algún momento llega”.

“Venezuela acumuló casi 30 trimestres consecutivos de caída en la producción. Al profundizase la caída hasta convertirse en un ‘desastre depresivo’, las capacidades y recursos para crecer en el largo plazo se fueron perdiendo. Ese va a ser uno de nuestros problemas futuros”, sumó.

Comentó que “esta profunda y prolongada crisis ha mermado la contribución factorial de la fuerza de trabajo y de nuestro mejor capital humano (por la gigantesca migración) y ha producido una escalofriante mortalidad empresarial y pérdida de capital físico”.

“Las pérdidas de recursos y capital humano, de capital físico y de capital financiero, condicionan gravemente el crecimiento hoy y futuro de la economía venezolana, cuyo motor más importante, el de los hidrocarburos, también está averiado”, agregó.

Sostuvo que al final en ausencia de intervenciones eficientes para mitigar los efectos de la crisis, “ciertos re-arreglos de las fuerza productivas del sector privado se han ocupado de provocar la reanimación. Pero es una reanimación provocada por factores de corto plazo con efectos limitados”.

Explicó que en el caso de Venezuela, “ha tomado casi 8 años para que esto suceda. Así que la sorpresa no es que haya una minúscula reanimación (que caracterizaremos más adelante), sino más bien que le haya tomado tanto tiempo a Venezuela encontrarla”.

“La reanimación no ha sido provocada por impulsos fiscales, por mayor volumen de comercio exterior o mayores inversiones. Lo que está detrás es un ligero despertar del consumo privado, una reasignación de recursos producto de la crisis, y una mayor movilidad post pandemia”, detalló.

Dijo que el consumo privado “viene aumentando de la mano del proceso de dolarización de los ingresos y del salario. Hay un incremento gradual de los salarios que paga el sector privado en dólares y este es recogido, por ejemplo, en la última encuesta de coyuntura industrial de Conindustria”.

“No nos confundamos, los ingresos laborales han mejorado, pero siguen siendo muy bajos si comparamos con otros países pares de la región. Esto contrasta con el hecho de que Venezuela se viene haciendo un país caro en dólares. Esa brecha será uno de nuestros inmediatos problemas”, advirtió.

Manifestó que el índice actividad económica mensual del Observatorio Venezolano de Finanzas (OVF), la producción de alimentos reportada por Cavidea y el índice de producción industrial trimestral reportado por la Encuesta de Coyuntura Industrial de Conindustria, todos indican una ligera reanimación este año 2021.

“Más allá de moderada, la reanimación también puede ser calificada como desigual, y es que no ha llegado igual ni sectorial, ni espacialmente. Tampoco a nivel intra-urbano. Son retazos del país muy singulares y concentrados donde la vida está cambiando. Donde la exuberancia choca”, precisó.

Aseguró que crecer económicamente “no es la sorpresa, tampoco es del todo el problema. El problema de fondo es: ¿cómo crecer con vigor y en forma sostenida por muchos años?”.

Cómo hacerlo si no tenemos siquiera crédito, con la pésima calidad de los servicios básicos, sin combustible, sin buena conectividad, aislados comercial y financieramente del mundo, y en medio de un enconado y permanente conflicto político, por destacar algunos obstáculos”, enfatizó.

Expresó que “la hora de las arengas, del monopolio de los micrófonos y del engaño va menguando, y la gente quiere comenzar a trazar un camino menos incierto, consensuado, con oportunidades y que vislumbre prosperidad para muchos y no para unos pocos”.

“Y ahí debemos tener el arrojo como sociedad de apuntar certeramente hacia nuevos liderazgos y acciones colectivas que despachen de una vez la diatriba tóxica, improductiva y vacía”, apuntó.

Artículos Relacionados