El FMI espera que el crecimiento de América Latina se desacelere a 2,4% este año

El Fondo Monetario Internacional (FMI) publicó este lunes en su blog que las economías de América Latina y el Caribe están perdiendo fuerza después de una fuerte recuperación el año pasado.

En este sentido, señalaron que para 2022, esperan que el crecimiento se desacelere a 2,4 por ciento, una rebaja de su anterior pronóstico de octubre del 3 por ciento.

El FMI detalló que para el año pasado, las economías estuvieron marcadas por la inflación. Indicaron que en algunas de las economías más grandes de la región (Brasil, Chile, Colombia, México y Perú), los precios aumentaron un 8,3 % en 2021, el salto más grande en 15 años y más alto que en otros mercados emergentes.

“Este rápido aumento reflejó en parte el aumento de los precios de los alimentos y la energía. La inflación subyacente, sin incluir los precios de los alimentos y la energía, aumentó menos (6,3 %), pero aun así superó las tendencias previas a la pandemia y superó la inflación de los precios subyacentes en otros mercados emergentes (5,3 % en promedio)”, dijeron.

Por su parte, informaron que las expectativas de inflación a largo plazo siguen relativamente bien ancladas, lo que refleja la confianza en la política monetaria para que la inflación vuelva a los objetivos. Sin embargo, las expectativas de inflación a corto plazo son elevadas, lo que sugiere la necesidad de una vigilancia continua y la posible acción adicional por parte de los bancos centrales en algunos países.

“Si el aumento de la inflación amenaza con desanclar las expectativas de inflación, los bancos centrales tendrán que aumentar aún más las tasas de interés para señalar un compromiso continuo con las metas de inflación y evitar aumentos de precios persistentes. Esto tendría que ir acompañado de una comunicación clara y transparente”, precisaron.

En cuanto a la pandemia del coronavirus, señalaron que la incertidumbre continúa ensombreciendo la recuperación a nivel mundial y en América Latina y el Caribe.

“Los países de la región deben enfrentar simultáneamente tres grandes desafíos: asegurar la sostenibilidad de las finanzas públicas; aumentar el crecimiento potencial; y hacerlo de una manera que promueva la cohesión social y aborde las desigualdades sociales”, sostuvieron.

Artículos Relacionados