José Manuel Puente: Venezuela necesita “ir a los mercados a buscar nueva deuda con un grupo de países como EE.UU. y la UE”

El pasado 15 de enero, el presidente Nicolás Maduro pidió a la banca pública y privada respaldar las iniciativas productivas de los emprendedores.

En ese sentido, agregó durante su Memoria y Cuenta del Año 2021 que debe irse “a una expansión del crédito, del financiamiento de todos los emprendedores del país”.

Ante ello, José Manuel Puente, economista y profesor universitario, señaló a Finanzas Digital que hay dos terribles contradicciones y muestran que, lamentablemente, “no hay un equipo económico competente en el Gobierno”.

“En los niveles del encaje legal que el Gobierno mantiene en este momento, que ha sido una política monetaria contractiva para evitar que esos excedentes de liquidez vayan en contra de los bienes y servicios y genere alta inflaciones o hiperinflaciones, también atenta contra el crédito porque se ha quedado la banca sin recursos líquidos para poder prestar”, indicó.

“El segundo gran problema es que Venezuela viene de una hiperinflación. El año pasado, que cerramos en 686%, que ya no es hiperinflación, a ningún banco le es viable prestar al 30% o 40%. La razón por la que los créditos desaparecieron y ninguna tarjeta de crédito tiene cupo para poder consumir, simplemente es porque es muy mal negocio para cualquier banco prestar dinero en Venezuela, es decir, hay una cantidad de restricciones que hacen imposible que esa solicitud del Presidente se lleve a cabo y tiene que ver con los grandes desequilibrios macroeconómicos que está viviendo la economía venezolana”, explicó.

Destacó que el problema de fondo no son las tasas de interés, “el tema de fondo es la inflación y los desequilibrios macroeconómicos. Venezuela tiene que instrumentar un programa de estabilización con ayuda financiera internacional, con las políticas monetarias, cambiarias y fiscales correctas y con ayuda financiera internacional, se podría estabilizar la economía y llevar la inflación a un dígito, el crecimiento en positivo”.

Acotó que cuando se tiene 5% o 6% de tasa de inflación como tiene Perú, Bolivia, Chile, “entonces sí puedes tener una tasa de interés real positiva en 12% o 14% que haga rentable la actividad de intermediación de la banca”.

Resaltó que al final no se trata de subir las tasas hasta 600%, “sino de estabilizar la economía, que Venezuela tenga unos índices de estabilidad económica similares al resto de América Latina”.

– Mucho dinero y la deuda–

Aseguró a Finanzas Digital que “Venezuela necesita muchísimo dinero” para recuperar la economía, “probablemente más del que la nación pueda conseguir con los multilaterales y los mercados internacionales”.

Precisó que el país “está en default de observación de pagos desde el año 2017. Tiene más o menos US$62.000 millones en deuda vencida y no pagada. Hasta que Venezuela no se ponga al día con el default y los tenedores de bonos, los mercados no se van abrir para nuevos préstamos y nuevas deudas”.

“Venezuela quintuplicó su deuda externa desde el año 98 hasta ahora. Cuando Hugo Chávez llega al Gobierno, la deuda externa del país estaría alrededor de US$30.000 millones y en este momento, está cercana a los US$160.000 millones. Nada más cubrir el servicio de deuda requiere de una cantidad de recursos y con los precios petroleros actuales, Venezuela no puede”, advirtió.

No obstante, recalcó que el nivel de reservas internacionales del Banco Central de Venezuela (BCV) “son los más bajos de los últimos 30 años”, al ubicarse en US$5.800 millones.

“El BCV publica que tiene US$10.800 millones porque está considerando  los Derechos Especiales de Giro que tiene en su poder el Fondo Monetario Internacional y ya el ente internacional informó que no los va a desembolsar”, agregó.

Expresó que Venezuela necesita recursos adicionales “para fortalecer sus sector externo, para poder liquidar grandes volúmenes en divisas para insumos, repuestos, maquinarias, así poder alimentar el aparato productivo y éste vuelva a crecer de manera robusta y sostenida”.

“Venezuela necesita muchos recursos y no puede salir por sí sola de este terrible desequilibrio, de este terrible hoyo macroeconómico en el que se encuentra, porque simplemente el default, la deuda externa total, su nivel de reservas totales no le permite reavivar la economía y crecer de manera robusta y sostenida en el tiempo”, enfatizó.

Comentó que el país debe “ir a un programa de estabilización con ayuda financiera de los multilaterales e inclusive, de la comunidad internacional, necesita ir a los mercados a buscar nueva deuda con un grupo de países como Estados Unidos y la Unión Europea (UE)”.

– Las remesas y la migración –

Precisó a Finanzas Digital que Venezuela, a consecuencia de la crisis económica, de la caída de los salarios reales y el empobrecimiento de la sociedad venezolana, “ha expulsado a más o menos 6 millones de venezolanos en los últimos 25 años”.

“Tenemos 6 millones de venezolano que están en gran parte del mundo, concentrados en países como Estados Unidos, España, Perú, Chile, entre otros. Ese es el éxodo de población más grande la historia de América Latina, que es mucho decir porque tienes a países como El Salvador y México que son grandes exportadores de mano de obra al resto del mundo y Venezuela los supera”, destacó.

Sin embargo, detalló que no es un tema de la cantidad, sino de la calidad. “Básicamente, la gente que hemos expulsado del país son personas con alta calificación técnico-académica. Venezuela tiene los inmigrantes mejor formados del mundo, nuestros PHD en química, petroquímica, médicos, PHD en economía que están en otro país”, sumó.

Puntualizó que “la migración ha tenido un doble costo para nosotros: muchos venezolanos que son importantes para reconstruir a Venezuela y que están bien formados con competencia técnica y académica que serían muy útiles”.

Recalcó que la buena noticia es que “esos venezolanos fuera del país están enviando volúmenes importantes de recursos a Venezuela y en la medida que estén mejor posicionados laboral y profesionalmente, esas remesas van a crecer y al final, lo importante es convertir las crisis en oportunidades”.

Contó que esa inmigración puede “ser muy importante con sus ideas, ayudando a reconstruir al país, pero sobre todo, con su flujo de capitales hacia Venezuela, como hicieron las comunidades española, portuguesa e italiana que ayudaron a reconstruir a sus países después de la Segunda Guerra Mundial”.

“Una de las cosas que tenemos que llevar a cabo es un programa, que debería ser una política pública nacional de repatriación de nuestro capital humano más competente. Que regresen o que ayuden a repensar al país. Ese capital humano es muy importante para la reconstrucción”, propuso.

Apuntó que el tema de los flujos de capitales “son muy difíciles de cuantificar porque la mayoría de las transferencias que la gente hace a sus familiares son por vías informales o por vías de triangulaciones”.

“Con 6 millones de venezolanos (fuera del país), la cantidad tiene que ser considerable y una parte de los más humildes de Venezuela pueden consumir alimentos, ropa y medicinas gracias a las remesas que reciben de sus familiares que están afuera”.

– 2022: la economía va a crecer –

Puntualizó a Finanzas Digital que el 2022 va a ser el primer año de los últimos en que la economía venezolana va a crecer.

“El promedio de crecimiento de Venezuela que proyectan 12 instituciones internacionales para este año es de 3,8% y la mediana es de 4,2%, es decir, es muy probable que la economía venezolana crezca a una tasa ciertamente baja, pero va a crecer por primera vez en 8 años. Eso es un paso adelante muy tímido todavía, pero es un paso adelante”, resaltó.

En cuanto al tipo de cambio del bolívar por dólar, expresó que “se ha dado un brutal proceso de apreciación del tipo de cambio”, dado que Venezuela tuvo el año pasado 686% de inflación y la del resto de América Latina es de 5% y 6% y Estados Unidos de 7%.

“Cuando tienes diferenciales de inflación entre tu economía y el resto del mundo, tu tipo de cambio vive un proceso de apreciación, ocurre lo que están viviendo los venezolanos que denominan que hay inflación en dólares, no es inflación sino apreciación del tipo de cambio, porque cada vez necesitas más dólares para comprar la misma canasta de productos que antes adquirías”, finalizó.

Artículos Relacionados