La demanda de carga aérea aumentó un 6,9% en 2021, en comparación con 2019

La Asociación de Transporte Aéreo Internacional (IATA, por sus siglas en inglés) publicó datos para los mercados mundiales de carga aérea que muestran que la demanda de carga aérea durante todo el año aumentó un 6,9 % en 2021, en comparación con 2019 (niveles anteriores al covid) y un 18,7 % en comparación con 2020 luego de una sólido desempeño en diciembre de 2021.

Esta fue la segunda mayor mejora en la demanda interanual desde que IATA comenzó a monitorear el desempeño de la carga en 1990 (detrás del aumento del 20,6 % de 2010), superando el aumento del 9,8 % en el comercio mundial de bienes en 8,9 puntos porcentuales.

  • La demanda global en 2021, medida en toneladas-kilómetro de carga (CTK*), aumentó un 6,9 % en comparación con 2019 (7,4 % para operaciones internacionales).
  • La capacidad en 2021, medida en toneladas-kilómetro de carga disponible (ACTK), fue un 10,9 % inferior a la de 2019 (-12,8 % para operaciones internacionales). La capacidad sigue estando restringida debido a cuellos de botella en centros clave.
  • Las mejoras se demostraron en diciembre; la demanda global estuvo un 8,9% por encima de los niveles de 2019 (9,4% para operaciones internacionales). Esta fue una mejora significativa con respecto al aumento del 3,9 % en noviembre y el mejor desempeño desde abril de 2021 (11,4 %). La capacidad global estuvo un 4,7% por debajo de los niveles de 2019 (-6,5% para operaciones internacionales).
  • La falta de capacidad disponible contribuyó a aumentar los rendimientos y los ingresos, brindando apoyo a las aerolíneas y algunos servicios de pasajeros de larga distancia ante el colapso de los ingresos por pasajeros. En diciembre de 2021, las tasas estaban casi un 150 % por encima de los niveles de 2019 [1] .
  • Las condiciones económicas continúan respaldando el crecimiento de la carga aérea.
    • El comercio mundial de bienes aumentó un 7,7% en noviembre (último mes de datos), en comparación con los niveles anteriores a la crisis. La producción industrial mundial aumentó un 4,0% durante el mismo período.
    • La relación inventario-ventas sigue siendo baja. Esto es positivo para la carga aérea, ya que los fabricantes recurren a la carga aérea para satisfacer rápidamente la demanda.
    • La competitividad de costes de la carga aérea en relación con la del transporte marítimo de contenedores sigue siendo favorable.
    • El reciente aumento de casos de COVID-19 en muchas economías avanzadas ha creado una fuerte demanda de envíos de EPP, que generalmente se transportan por vía aérea.
  • Los problemas de la cadena de suministro que desaceleraron el ritmo de crecimiento en noviembre siguen siendo obstáculos:
    • La escasez de mano de obra, en parte debido a que los empleados están en cuarentena, el espacio de almacenamiento insuficiente en algunos aeropuertos y los retrasos en el procesamiento continúan ejerciendo presión sobre las cadenas de suministro.
    • El índice global de gerentes de compras (PMI) de tiempo de entrega de proveedores de diciembre estaba en 38. Si bien los valores por debajo de 50 son normalmente favorables para la carga aérea, en las condiciones actuales apunta a que los tiempos de entrega se alargan debido a los cuellos de botella en el suministro.

“La carga aérea tuvo un año estelar en 2021. Para muchas aerolíneas, proporcionó una fuente vital de ingresos ya que la demanda de pasajeros se mantuvo estancada debido a las restricciones de viaje de COVID-19. Sin embargo, se perdieron oportunidades de crecimiento debido a las presiones de la escasez de mano de obra y las limitaciones en todo el sistema logístico. En general, las condiciones económicas apuntan hacia un fuerte 2022”, dijo Willie Walsh, Director General de IATA.

Fuente: IATA

Artículos Relacionados