Mitos y verdades sobre la variante Ómicron, según la OMS

Ante las dudas e incertidumbres que ha creado Ómicron, variante del coronavirus dominante en el mundo, la Organización Mundial de la Salud (OMS) recopiló una serie de mitos y verdades para aclarar y abordar sobre este tema:

Mito: Todos los casos de ómicron son leves
Hecho: Ómicron parece ser menos grave que delta, pero no debe considerarse leve

Varios países han demostrado que la gravedad de la infección por ómicron en sus poblaciones ha sido menor en comparación con delta. Sin embargo, estos estudios se han dado, sobre todo, en países con altos índices de vacunación. Es demasiado pronto para saber qué impacto tendrá ómicron en los países con menor índice de vacunación y en los grupos más vulnerables.

Mito: Como ómicron es menos grave, habrá menos hospitalizaciones
Hecho: Ómicron supone un alto riesgo para los sistemas sanitarios

Los datos actuales indican que ómicron se propaga más fácilmente que delta. Aunque cause casos de COVID-19 más leves, y un menor porcentaje de enfermos acaben en el hospital. Sin embargo, ante el elevadísimo número de contagios, ese menor porcentaje supone una gran cantidad de hospitalizaciones. Esto hace que los sistemas de salud tengan más dificultades a la hora de tratar a los pacientes tanto con COVID-19 como con otros tipos de enfermedades.

Mito: Ómicron es igual que un resfriado común
Hecho: Ómicron es mucho más peligroso que un resfriado común

Ómicron no es como un resfriado común y hay más posibilidades de que te lleve al hospital. Personas infectadas con la variante ómicron están siendo hospitalizadas y han muerto como consecuencia de ella. Además, las personas que se contagian con ómicron y se recuperan también corren el riesgo de desarrollar COVID persistente.

Mito: La variante “sigilosa” de ómicron BA.2 no se puede detectar
Hecho: Todos los subtipos de ómicron se pueden detectar

La variante ómicron incluye cuatro linajes o suptipos. La que ha causado la última ola de casos de COVID-19 es la BA.1 pero la BA.2 está aumentando en muchos países, entre ellos India, Sudáfrica, Reino Unido y Dinamarca.

La BA.2 difiere de la predominante en algunas proteínas, incluyendo la proteína de espiga. La OMS advierte que, a diferencia de la predominante, la BA.2 no causa una marca concreta en las pruebas de laboratorio denominada “fallo de objetivo del gen S”, lo que hace que pueda parecerse a otras versiones del coronavirus, como la delta, en un primer cribado. Esto no significa que la variante no se pueda detectar, sino que se hace de forma diferente.

Mito: Las vacunas no funcionan frente a ómicron
Hecho: Las vacunas ofrecen la mejor protección disponible contra ómicron

Las vacunas siguen protegiendo contra la enfermedad grave y la muerte en casos de COVID causados por ómicron, al igual que ocurre con las otras variantes aún en circulación. Hasta ahora, la tasa comparativamente más baja de hospitalizaciones y muertes se debe en gran parte a que muchas personas ya están vacunadas. La vacunación estimula la respuesta inmunitaria del organismo frente al virus, lo que no sólo nos protege de las variantes actualmente en circulación, sino que también es probable que nos proteja de enfermar gravemente por futuras mutaciones de COVID-19.

Mito: Las personas no vacunadas no enfermarán gravemente por ómicron
Hecho: Las personas no vacunadas son las que corren más riesgo de contraer ómicron

La gran mayoría de los hospitalizados en países en los que ómicron se ha convertido en la variante dominante son personas sin vacunar. Si no se toman medidas para interrumpir la transmisión de COVID-19, la variante ómicron se extenderá con una velocidad sin precedentes y, al igual que en la oleada de delta, las personas no vacunadas serán las más afectadas. La principal recomendación de la OMS sigue siendo vacunarse cuando te toque, incluyendo una dosis de refuerzo si te la ofrecen.

Mito: Si ya he pasado el COVID, tengo inmunidad frente a ómicron
Hecho: Ómicron puede reinfectar a las personas que han tenido previamente COVID-19

Si se ha tenido COVID-19 anteriormente, hay que vacunarse de todos modos, ya que la reinfección por ómicron sigue siendo posible, con el riesgo de enfermar gravemente, transmitir el virus a otras personas o desarrollar COVID persistente. Vacunarse, tanto si se ha tenido COVID-19 como si no, es la mejor manera de protegerse a uno mismo y a los demás de enfermar gravemente y morir.

Mito: Las dosis de refuerzo no son efectivas para evitar enfermar de gravedad con ómicron
Hecho: Las dosis de refuerzo son eficaces para aumentar la protección

La eficacia de las vacunas del COVID-19, al igual que la de muchas otras vacunas, como la de la gripe, disminuye con el tiempo, por lo que es importante ponerse la dosis de refuerzo. Así se está más protegido de desarrollar un caso grave de COVID-19. Este consejo es especialmente importante para los grupos de riesgo, como los mayores de 60 años y las personas con problemas de salud prexistentes. El personal sanitario también debe recibir una vacuna de refuerzo debido a su alto riesgo de exposición al virus y al peligro de contagio a las personas vulnerables a las que cuidan.

Mito: Las mascarillas son inútiles contra ómicron
Hecho: El uso de mascarillas es una medida de protección eficaz

Según las pruebas que tenemos hasta ahora, todas las medidas preventivas que funcionan contra la variante delta siguen siendo eficaces contra ómicron y esto incluye el uso de mascarillas. Ómicron se contagia con tanta facilidad que, además de la vacunación, son necesarias todas las demás medidas preventivas: usar mascarilla; distanciarse físicamente; evitar los espacios cerrados, o abarrotados; garantizar una buena ventilación; toser o estornudar en el codo o en un pañuelo de papel; lavarse las manos.

Mito: Al ser ómicron menos grave, nos acercamos al final de la pandemia
Hecho: El fin de la pandemia aún no está a la vista.

Es importante reconocer que aún nos queda camino por recorrer para acabar con la pandemia. Con los millones de infecciones que se están produciendo en el mundo, es casi un hecho que surgirán nuevas variantes de COVID-19.

Para lograr salir de la fase aguda de la pandemia es fundamental cumplir el objetivo fijado por la Organiación Mundial de la Salud de vacunar al 70% de la población de todos los países a mediados de este año y seguir tomando medidas para reducir la transmisión.

“Vamos a vivir con el COVID-19 en el futuro próximo, y necesitamos aprender a gestionarlo con sistemas sostenidos e integrados de lucha contra las enfermedades respiratorias agudas”, dijo el doctor Tedros Adhanom Gebreyesus, el director general de la OMS.

Con información de la Agencia de Noticias ONU


Artículos Relacionados