Perspectivas económicas 2022

enero 28, 2022
VictorAlvarez

Balance 2021: primer año sin contracción ni hiperinflación

Entre 2014-2021, el tamaño de la economía venezolana se redujo 80 %. Es como si una persona que pesaba 100 kilos la vemos 7 años después y apenas pesa 20 kilos. Eso fue lo que pasó con el PIB venezolano, quedó en el hueso al perder su masa muscular de inversionistas que se fueron, empresas que quebraron, obras interrumpidas, deterioro de la infraestructura y colapso de los servicios públicos.

Finalmente, en 2021 se detuvo esta prolongada contracción y también concluyó la espiral hiperinflacionaria que comenzó en noviembre de 2017. Por primera vez desde 2013, los indicadores económicos registran un resultado positivo. El PIB del sector privado -que representa el 60 % de la economía- creció 3 %, mientras que el Sector Público -el 40 % restante- se redujo 5 %. Datos del Observatorio Venezolano de Finanzas registran un avance de 9,2 % en el tercer trimestre de 2021.

Cambio de políticas

La apertura del mercado interno a toda clase de importaciones sin arancel, el levantamiento y abandono de los controles de cambio y de precios, la desregulación y liberalización de la economía, la dolarización transaccional, la privatización de la gestión de empresas públicas, la promoción de exportaciones, la apertura a la inversión extranjera, la recuperación de la extracción de petróleo y el repunte en los precios de los crudos, son los factores que explican la recuperación económica. Este abandono del modelo nacionalista, estatista y controlador ha sido forzado por el colapso de la renta petrolera, el endurecimiento de las sanciones y el impacto económico del Covid.

Política fiscal

Los factores que propagan la hiperinflación son siempre los mismos: una política fiscal fuera de control, con déficits persistentes que se financian con emisiones de dinero sin respaldo. Pero en 2021, la política fiscal se enfocó en reducir el déficit y disminuir el financiamiento monetario, con una reducción del tamaño del Estado y el monto de la nómina pública, pensionados y bonos del Sistema Patria.

Política monetaria

La gente no quiere mantener en sus manos bolívares cuyo poder de compra se derrite como cubitos de hielo. La política monetaria ha forzado una escasez de bolívares para contener el alza del dólar y desacelerar la inflación. El sistema bancario está sometido a un elevado encaje legal de 85 % de sus captaciones, después de haber llegado a 100% en 2018 y 2019.  La política monetaria restrictiva del BCV seca el crédito bancario e impide la creación de dinero secundario. La cartera de crédito cayó de 20% del PIB en 2017 a 0,9% en 2021.

Al restringir el crédito se disminuye la demanda de dólares. Al mismo tiempo, induce la venta de divisas a cambio de bolívares. Esta desmonetización aumenta con la propia dolarización que sustituye al bolívar como medio de pago. Esta política redujo el dinero en circulación a un mínimo sin precedentes de 3% del PIB (62% en 2017 y 18% en 2018), catalizando la dolarización transaccional.

Política cambiaria

El menor circulante en bolívares ha contribuido a frenar el tipo de cambio. Las intervenciones del BCV en el mercado cambiario oficial también esterilizan bolívares. En 2021 se cuentan 60 intervenciones por montos de $ 20-50 millones.

Gracias a la recuperación de los ingresos petroleros, el BCV interviene en el mercado cambiario. Vende divisas a la banca que ésta debe vender al mismo precio, sin margen para cubrir los costos operativos. Luego debe revender el remanente al BCV. En 2021, $500 millones fueron revendidos al BCV con un descuento del 5,24%, generando una pérdida de $26 millones a la banca. 

Esta intervención del BCV frena el alza del dólar y genera una apreciación real del bolívar que en 2021 fue 20%, para una apreciación acumulada de 48 % desde diciembre 2018. Esto abarata las importaciones sin arancel que compiten ventajosamente con la producción agrícola e industrial del país.

Estrategia anti-inflacionaria

2020 y 2021 fueron años de elecciones parlamentarias y de gobernadores y alcaldes. Para evitar el costo-político-electoral, el gobierno priorizó la disminución de la inflación a través de la siguiente estrategia:

  • Reducir el gasto público.
  • Moderar el financiamiento del déficit fiscal con emisiones de dinero sin respaldo.
  • Endurecer el control de la oferta monetaria a través de un elevado encaje legal que dejó sin fondos a la banca nacional para crear dinero bancario y otorgar préstamos a la producción y el consumo.
  • Intervenciones del BCV en la compra-venta de divisas para frenar el alza del dólar paralelo.

Estas medidas forman parte del nuevo catálogo de políticas del gobierno, las cuales han comenzado a rendir resultados contra la hiperinflación. Veamos:

Cambio de tendencias

Luego de 7 años de prolongada contracción y cuatro años de una voraz hiperinflación, los cambios en las políticas económicas muestra un impacto positivo que se expresa en un cambio de tendencia en los indicadores: la actividad económica da síntomas de recuperación y la inflación se desacelera.

Caída del PIB toca fondo

La apertura comercial a las importaciones y el ambiente de libre mercado estimulan el emprendimiento y han servido para revitalizar la actividad económica en los sectores del comercio y los servicios.

En Venezuela, la población económicamente activa produce poco, sus remuneraciones son bajas y su consumo es de subsistencia. Sin embargo, en 2021 se registró un aumento del consumo en aquellos estratos de la población que tienen acceso a divisas. A esta recuperación del consumo hay que complementarla con una reactivación de la producción.

Pero restringir la creación de dinero bancario a través del crédito a la producción entorpece este objetivo. Es necesario abandonar la política monetaria restrictiva que impone altas tasas de encaje legal y deja sin liquidez a la banca para poder financiar la producción y el consumo. Reactivar la intermediación financiera es clave para reactivar la producción, recuperar el ingreso de los trabajadores y aumentar la demanda que estimule la producción.

Venezuela sale de la hiperinflación

Según la definición más aceptada de Philip Cagan, un episodio de hiperinflación comienza cuando el aumento de los precios supera el 50% mensual y termina cuando cae por debajo de ese nivel, al menos durante un año.

Con una cifra de inflación en diciembre por debajo del 10%, habrán transcurrido 12 meses por debajo de 50%. La inflación del 2021 será de 520%, mientras que la de 2020 fue de 2.500%, 10.000% en 2019 y 200.000% en 2018. 2021 será el año con la menor inflación desde 2016.

Perspectivas 2022: recuperación económica con altos precios

Hasta ahora, la reactivación y desaceleración inflacionaria son el resultado del abandono de los controles y la desmonetización, más que de un programa de estabilización económica bien pensado y ejecutado. Para profundizar estas tendencias positivas queda pendiente el diseño y ejecución de un Programa de Estabilización Macroeconómica y Recuperación de la Producción y el Consumo, con las medidas correctas, aplicadas en un orden lógico y a la velocidad adecuada.

La economía crecerá 5 %

Para 2022, la CEPAL proyecta para Venezuela un crecimiento económico entre 1-4%, la primera estimación positiva desde 2013, cuando el PIB creció 1 %.

Ecoanalítica estima un crecimiento económico en torno al 6,9% y una inflación de tres cifras bajas (menor a 500%).

En promedio, los pronósticos económicos de diferentes casas de inversión, firmas consultoras y analistas promedian un 5% y una inflación que tiende a 100% anual.

La recuperación económica tiene a favor el aumento de los precios del petróleo que permitirá al BCV mantener una activa intervención cambiaria. 

La tasa de cambio seguirá frenada por las ventas controladas de divisas del BCV y una política monetaria restrictiva.

La inflación tenderá a 100 %

En 2022, y después de dos reconversiones monetarias, Venezuela ya no estará en hiperinflación, pero la inflación seguirá siendo alta, con su inevitable impacto en el poder adquisitivo de los hogares. 

Para sincronizar una recuperación más vigorosa con una mayor desaceleración de la inflación, es necesario restaurar los equilibrios macroeconómicos, lograr una eficaz coordinación entre las políticas fiscal, monetaria y cambiaria, y recuperar la confianza de los inversionistas.

Apertura a la inversión privada

La inversión productiva requiere un ambiente estable en el que se pueda planificar a mediano y largo plazo. Cinco claves para lograr un crecimiento económico sin inflación son las siguientes:

  • Restauración de los equilibrios macroeconómicos
  • Reformas institucionales, respeto a la propiedad y seguridad jurídica.
  • Apertura a la inversión privada nacional y extranjera en el sector petrolero.
  • Diálogo político entre gobierno y diferentes bloques de la oposición.
  • Levantamiento de las sanciones financieras y comerciales.

Apertura del sector financiero

Las inversiones productivas requieren financiamiento nacional e internacional, bien sea a través de la repatriación de capitales o inversión extranjera. Esto va a requerir la apertura y desregulación del sector bancario y financiero para facilitar la intermediación bancaria, aumentar la oferta privada de divisas y aumentar su velocidad de circulación entre inversionistas, productores y consumidores.

Apertura del sector petrolero

El precio de la mezcla Merey, la referencia venezolana en la cesta OPEP, se ubicó en 62,72 $/barril, su mejor precio desde noviembre de 2018. El precio promedio de 2021 llegó a 50,08 $/b, superior al 27,76 $/b de 2020. Para el año 2022, se estima un mínimo de 52,00 $/b.

En la publicación de Pdvsa (febrero de 2021), Oportunidades de inversión, se anuncia la modalidad de Acuerdos de Servicios de Producción (ASP) por $77.600 millones a fin de repotenciar la infraestructura de la industria petrolera. Pero ninguna transnacional petrolera invertirá esa cantidad en Venezuela si corre el riesgo de ser sancionada por EEUU.

Para aumentar la extracción de crudos, la apertura a la inversión privada es necesaria más no suficiente. Pdvsa también necesita recuperar su acceso al financiamiento internacional y recuperar los mercados estadounidenses y europeos para sus exportaciones. Por lo tanto, la recuperación de la extracción de petróleo dependerá más del levantamiento de las sanciones financieras y comerciales.

Dolarización de los salarios

En Venezuela, la población económicamente activa produce poco, sus remuneraciones son bajas y su consumo es de subsistencia. Sin embargo, en 2021 se registró un aumento del consumo en aquellos estratos de la población que tienen acceso a divisas. Los excluidos son los hogares que viven de un ingreso fijo en bolívares y que no reciben remesas.

En Venezuela, el ingreso mínimo legal (salario mínimo + bono de alimentación) equivale a $2,2.  La pensión mensual es $1,5 por mes. Si todos los empleados públicos recibieran puntualmente los bonos del Sistema Patria ($2 c/u), tendrían un ingreso de $35 al mes, 40% del salario mínimo de Cuba ($88).

La dolarización transaccional se extiende a la mayoría de los sectores económicos pero la dolarización de los salarios ha sido un proceso desordenado y desigual que -si bien ha compensado parcialmente a los trabajadores del sector privado-, ha excluido totalmente a la nómina pública. La dolarización de los salarios es una condición necesaria para que la recuperación económica corrija la enorme desigualdad entre quienes reciben ingresos en dólares y quienes solo reciben bolívares.

Negociación política y levantamiento de sanciones

Las sanciones financieras comenzaron en 2017. Su endurecimiento cerró los mercados financieros y truncó inversiones públicas y privadas. Las sanciones comerciales cortaron cadenas de suministro y han llevado a reconfigurar la inserción de Venezuela en las cadenas de valor internacional.

Un ambiente de diálogo, negociación y acuerdos políticos coadyuvará a levantar las sanciones económicas para que puedan fluir sin restricciones las inversiones productivas que el país necesita y así consolidar las nuevas tendencias de recuperación económica y superación de la inflación.

Para avanzar hacia un crecimiento económico sostenido, gobierno y oposición están llamados a construir acuerdos de entendimiento político para generar un clima de seguridad jurídica que estimule la inversión y contribuya a crear la viabilidad económica de la transición política. De lo contrario, un nuevo gobierno recibirá una economía en ruinas y un país difícil de gobernar.

Víctor Álvarez R.

@victoralvarezr

Victor-Alvarez-R
menu linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram