Integrante de CEDICE: Reforma a la Ley de Impuesto a las Grandes Transacciones Financieras haría que las pequeñas empresas se vean más que vulneradas con la presión tributaria

Oscar José Torrealba, integrante del Centro de Difusión del Conocimiento Económico (CEDICE), señaló que el Impuesto a las Grandes Transacciones Financieros se viene aplicando desde tiempos atrás a sujetos pasivos especiales.

Asimismo, indicó en el programa “En Este País”, transmitido por Radio Fe y Alegría, que ahora toda empresa por más pequeña que sea, califica para ser sujeto pasivo especial y deben retener un impuesto que se debita directamente de las cuentas.

Cabe destacar que este impuesto puede afectar a cualquier agente económico de Venezuela y a las transacciones.

Dijo que la aplicación de esta ley podría fomentar “la consolidación de los mercados negros”, dado que las personas comercializarían “al margen de la ley, estos mercados se incentivan por la presión tributaria”.

En el caso de Venezuela que lleva mucho años en recesión, haría que las pequeñas empresas se vean más que vulneradas con la presión tributaria.

“Si aumentan las transacciones en dólares, el Gobierno va aprovechar de alguna manera esto. Esto puede generar un incremento de los precios, pero no debe confundirse con un efecto hiperinflacionario, cuando se genera un aumento en los impuestos se genera saltos en los precios”, advirtió.

Sostuvo que este impuesto lo que hace es que el Gobierno “se quede con un porcentaje del flujo de dólares que circula en el país”.

Refirió que sí se puede esperar el aumento de la presión tributaria y el Gobierno por captar ingresos, “no está mejorando los servicios”.

“Estamos en una suma 0, porque no hay mejoría en los servicios que presta el Estado. Hay que tener en cuenta que en esta ley también entran los criptoactivos”, sumó.

– Alícuota para operaciones –

El diputado a la Asamblea Nacional (AN) y economista, Ramón Lobo, informó que la reforma de Ley de Impuestos a las Grandes Transacciones Financieras, aprobada en primera discusión, busca “rescatar la confianza en el bolívar”.

Explicó que esta normativa tiene establecido el pechaje o gravar todas las transacciones financieras que se dan dentro del sistema bancario para aquellos que están calificados como contribuyentes especiales, pero a las operaciones que se realizan en bolívares.

Igualmente, todas las transacciones que se están dando en la economía nacional en divisas no son gravadas y eso genera que el bolívar “tenga una desventaja adicional en su uso”.

Manifestó que la tasa de gravamen para las divisas y las criptomonedas será de 2,5%: “a nivel de bolívares no existe ninguna variación en la alícuota, sigue en 2%, lo que estamos es incorporando operaciones en divisas y su tasa va a ser de 2,5%“.

Artículos Relacionados