OPS: La región sigue siendo presa de la última ola de COVID-19

La Organización Panamericana de la Salud (OPS) señaló que aunque los casos de COVID-19 se redujeron esta semana en un tercio en las Américas, los trabajadores de la salud siguen enfrentando situaciones difíciles debido a que los sistemas no están preparados para apoyarlos, afirmó hoy la directora de la OPS, Carissa F. Etienne.

“Cuando los casos aumentan exponencialmente, como ha ocurrido en las últimas semanas, la carga recae sobre todo en las personas que impulsan nuestros sistemas de salud”, dijo.

Asimismo, indicó que con las nuevas infecciones alcanzando los 4,8 millones (un descenso del 31% con respecto a la semana pasada), pero con 33.000 nuevas muertes, la directora de la OPS sostuvo que la región sigue siendo presa de la última ola de COVID-19 e instó a los países a aprovechar las lecciones aprendidas hasta ahora, dado que los centros de salud y los hospitales vuelven llenarse.

“Años de falta de inversión en nuestros servicios de salud, sistemas de información anticuados y las malas condiciones laborales hicieron que el trabajo de nuestros trabajadores de la salud fuera un desafío”, indicó Etienne, destacando que estas desventajas se vieron exacerbadas por la COVID-19.

La directora de la OPS manifestó que una tendencia se destaca: “los países con mayor cobertura de vacunación están viendo menos ingresos y muertes en las unidades de cuidados intensivos”.

También informó que, en América del Norte, las nuevas infecciones y las muertes disminuyeron en los tres países.

Los casos también están disminuyendo en América Central y del Sur, pero las muertes siguen aumentando en estas áreas. Las hospitalizaciones también se están incrementando en la mayoría de los países del Cono Sur.

En el Caribe, con la excepción de San Vicente y las Granadinas y Dominica, los casos han empezado a disminuir. Sin embargo, las muertes siguen aumentando, detalló Etienne.

Con información de nota de prensa

Artículos Relacionados