Presidente de la SVIAA: Producción agrícola de Venezuela podría verse afectada si ocurre un conflicto bélico en Ucrania

El presidente de la Sociedad Venezolana de Ingenieros Agrónomos (SVIAA), Saúl Elías López, señaló que la crisis geopolítica en donde está involucrada Ucrania puede afectar a la producción agrícola de Venezuela, pues de producirse un conflicto bélico en el este de Europa, los precios de los fertilizantes en el mundo pueden incrementarse en 25%.

Ucrania es una de las naciones que más produce fertilizantes al nivel global y los problemas políticos repercuten en el sistema alimentario internacional, porque hay comodities involucrados, como los fertilizantes, que dependen del petróleo y la producción de gas para garantizar la producción a gran escala”, indicó.

Explicó que el precio de fertilizantes como el NPK ha incrementado en 116% desde fines del año pasado y en lo que va de 2022.

Este insumo agrícola es producido a gran escala por Rusia, China, India y Ucrania, con lo cual se ha constituido un oligopolio, “debido a que se han cerrado 25% de las plantas de fertilizantes de la Unión Europea por el alza del costos del gas y por los efectos de la pandemia, es por esto que en el Viejo Continente escasea el NPK”.

Dijo el dirigente gremial que en Venezuela no se produce NPK u otros fertilizantes, puesto que la industria petroquímica “presenta carencias y Monómeros, empresa venezolana ubicada en Colombia, tampoco está en capacidad de aportar este tipo de insumo, lo cual complica la situación de los productores venezolanos”.

Informó que en 2021, el sector privado importó fertilizantes para evitar parar la producción pies se importó desde Rusia el NPK.

Recordó que de parte de Pequiven, se está produciendo menos Urea, lo cual repercute en menos superficie de suelos sembrados. “El déficit de NPK y de Urea difícilmente se podrá suplir con productos europeos. En América también hay demanda de fertilizantes y la escasa oferta y la enorme demanda impulsará los precios de los insumos”.

Como dato adicional, precisó que para este año, el panorama de suministro de materia prima y de sus cosos no es alentador. “Hace un año, varias empresas privadas que pedían los productos a Rusia debían hacer un prepago de 26 dólares por saco y en 2022 se exige el prepago de 48 dólares por saco. Esto se traduce en un aumento de los precios de los insumos importados de 25%, que se trasladará al precio final del producto. Si en 2021 poner a producir una hectárea de maíz costaba 1.000 dólares, para 2022 costaría 1.200 dólares”.

El dirigente gremial consideró que estos son momentos en los productores nacionales deben incorporar tecnología y acompañamiento de profesionales de la agronomía para hacer análisis de suelos y tener un mejor plan de producción.

Con información de nota de prensa.

Artículos Relacionados