AIE: La perspectiva de interrupción en la producción de crudo de Rusia podría generar un shock en el suministro mundial

La Agencia Internacional de la Energía (AIE por sus siglas en inglés) publicaron este miércoles su informe del mercado del petróleo para el mes de marzo 2022.

Entre los puntos más importantes del informe, señalan que se espera que el aumento de los precios de las materias primas y las sanciones internacionales impuestas a Rusia tras su invasión de Ucrania depriman considerablemente el crecimiento económico mundial.

Como resultado, la AIE anuncia que han revisado a la baja su pronóstico para la demanda mundial de petróleo en 1,3 mb/d para el 2T22-4T22, lo que resulta en un crecimiento más lento de 950 kb/d para 2022 en promedio. La demanda total ahora se proyecta en 99,7 mb/d en 2022, un aumento de 2,1 mb/d desde 2021.

La perspectiva de interrupciones a gran escala en la producción de petróleo de Rusia amenaza con crear un shock en el suministro mundial de petróleo. En este sentido, estiman que a partir de abril, 3 mb/d de la producción de petróleo de Rusia podría cerrarse a medida que se impongan las sanciones y los compradores eviten las exportaciones. La OPEP+, por ahora, se apega a su acuerdo de aumentar la oferta en modestas cantidades mensuales. Solo Arabia Saudita y los Emiratos Árabes Unidos tienen una capacidad adicional sustancial que podría ayudar de inmediato a compensar el déficit de Rusia.

En otros puntos, la Agencia Internacional indica que las estimaciones de rendimiento de refinería global para 2022 se han revisado a la baja en 860 kb/d desde el informe del mes pasado, ya que no se espera que una reducción de 1,1 mb/d en las operaciones rusas se compense por completo con aumentos en otros lugares. En 2022, se prevé que la entrada de refinería a nivel mundial aumente en 2,9 mb/d año tras año a 80,8 mb/d. A pesar de una rebaja de la demanda, los mercados de productos siguen estando ajustados y se esperan más caídas de existencias durante todo el año.

La AIE considera que frente a lo que podría convertirse en la mayor crisis de suministro en décadas, los mercados energéticos mundiales se encuentran en una encrucijada.

“La invasión rusa de Ucrania ha vuelto a colocar la seguridad energética en el primer plano de las agendas políticas a medida que los precios de las materias primas suben a nuevos niveles. Si bien aún es demasiado pronto para saber cómo se desarrollarán los acontecimientos, la crisis puede provocar cambios duraderos en los mercados energéticos.”, dijeron.

Asimismo, señalan que las implicaciones de una pérdida potencial de las exportaciones de petróleo ruso a los mercados globales no pueden subestimarse. Rusia es el mayor exportador de petróleo del mundo y envía 8 mb/d de productos de petróleo crudo y refinado a clientes de todo el mundo. Las sanciones sin precedentes impuestas a Rusia hasta la fecha excluyen el comercio de energía en su mayor parte, pero las principales compañías petroleras, casas comerciales, empresas navieras y bancos se han retirado de hacer negocios con el país.

“Por ahora, vemos el potencial de un cierre de 3 mb/d del suministro de petróleo ruso a partir de abril, pero las pérdidas podrían aumentar si aumentan las restricciones o la condena pública”.

Por último, refieren que el aumento de los precios del petróleo y de las materias primas, si se mantiene, tendrá un marcado impacto en la inflación y el crecimiento económico.

Con información de nota de prensa

Artículos Relacionados