Asdrúbal Oliveros: Ingresos petroleros de Venezuela podrían pasar de US$5.714 millones en 2020 a US$16.200 millones en 2022

El economista y director de Ecoanalítica, Asdrúbal Oliveros, señaló que en los últimos 18 meses, la producción petrolera venezolana se ha recuperado de forma lenta pero sostenida.

Asimismo, indicó que ha aumentado 104% desde su punto más bajo en julio de 2020. Según sus estimaciones, los ingresos petroleros de Venezuela pasarán de US$5.714 millones en 2020 a US$16.200 millones en 2022, lo que significa un incremento del 183 %.

Es decir, que en promedio las exportaciones de crudo de Venezuela cerrarán en un promedio de 830.000 barriles por día.

Sin embargo, este incremento de los ingresos de Pdvsa está sucediendo en un ambiente de mayor opacidad: “en gran parte, porque los proyectos mixtos de Pdvsa con empresas extranjeras, que llegaron a aportar 70% de los ingresos durante la caída de la producción, se han desvanecido”.

Sostuvo a través de su cuenta en la red social Twitter que estos cambios en la producción petrolera venezolana se remontan al inicio de la crisis venezolana, “cuando el desplome global de los precios del petróleo, en un contexto nacional de corrupción y mal manejo, resultó en una caída de la producción de -27,4% entre 2014 y agosto de 2017″.

Las sanciones financieras de 2017, dijo, generaron otra caída de -29,1% en dos años y medio: espantando, además, a las empresas extranjeras en Venezuela lo que resultó en que Pdvsa maneje las exportaciones casi de forma exclusiva y con mayor opacidad.

Para julio de 2019, comentó que “tras años de corrupción y mal manejo que carcomieron a la industria petrolera y colapsaron el sector eléctrico, más el peso de nuevas sanciones más agudas”, la producción llegó a un promedio mensual de 392.000 bpd, siendo la cifra más baja desde 1934.

Es decir, que Venezuela, un país que llegó a producir casi 4.000.000 bpd en 1970, había retornado a los niveles que tenía cuando empresas estadounidenses y británicas “apenas excavaban en lo que era básicamente una finca gomecista con una población mínima y mayoritariamente analfabeta”.

– Un repunte –

El especialista destacó que la producción ha tenido desde entonces un repunte de 104%: 804.000 bpd en los últimos tres meses reportados, diciembre de 2021a febrero de 2022. “Aun así, esto es apenas la sombra de los más de 2,500M bpd que producía Venezuela en enero del 2016”, sumó.

En ese sentido, expresó que calcularon que el flujo de caja del Gobierno por exportaciones petroleras tendrá un repunte de 141,4% en 2022, luego de un incremento de 24,4% en 2021 respecto al 2020.

“Esto también coincide con un repunte de 202,7% de los ingresos mensuales promedios desde el piso de julio del 2020. Sin embargo, como se dijo, las empresas mixtas pasaron de tener una participación cercana al 60% en 2017-2019 a 0% tras las sanciones secundarias de 2019 y 2020”, enfatizó.

Manifestó que el tibio repunte venezolano se debe a un complejo sistema de comercialización de crudo elaborado “para evadir sanciones: con triangulaciones, descuentos y envíos a destinos opacos con herramientas de geolocalización apagadas”.

Cabe acotar que Venezuela obtiene con mayor regularidad, a falta de sus proveedores americanos, diluyentes provenientes de Irán. “El diluyente es crucial para comercializar el crudo venezolano, que es ultra pesado a diferencia del árabe o hasta el ruso”, resaltó.

“También, han habido menores choques producidos por apagones eléctricos o restricciones operativas. Por ejemplo, la producción venezolana se desplomó durante el apagón nacional de varios días en marzo de 2019: un mes antes de que las sanciones de ese año entrasen en efecto”, explicó.

Artículos Relacionados