Títulos de Cobertura del BCV

abril 1, 2022
José Grasso Vecchio

José Grasso Vecchio.- El 28 de marzo de 2022 el BCV anunció el inicio de las operaciones de mercado abierto para la absorción de liquidez, mediante el lanzamiento de un instrumento monetario denominado Títulos de Cobertura. Según las autoridades del BCV con los mencionados títulos “… se intenta una mayor incidencia, tanto en la trayectoria de los agregados monetarios, como en el comportamiento del mercado cambiario, ya que ofrecen un rendimiento más alto a sus inversionistas con respecto a mantener coberturas en divisas, por lo que se constituyen en un instrumento más atractivo en comparación a estas últimas. De allí, que estos nuevos títulos financieros afianzan las sinergias entre ambas políticas (la monetaria y cambiaria)”. Todo ello con el propósito de mitigar las presiones inflacionarias que todavía subsisten en la economía venezolana.

Los Títulos de Cobertura constituyen un pasivo no monetario del BCV, en virtud de que no son dinero sino más bien tratan de absorber la liquidez excedente en la economía para que se modere el impacto sobre los agregados monetarios y por tanto sobre la inflación. Ello implica que tales títulos tendrán un costo financiero para el BCV debido a los intereses que los mismos generan, todo lo cual va a depender de la tasa de interés aplicada a esos títulos.

Entre las características más importantes, podemos señalar que están dirigidos a personas naturales y jurídicas privadas; para que a través de las instituciones bancarias donde tienen sus cuentas puedan participar en la colocación de los Títulos de Cobertura. Los plazos para estas operaciones son 28 días y 56 días con una tasa de interés de 3,00% a 28 días y 3,25% a 56 días. Los títulos son colocados a la par y no negociables, salvo que antes de su vencimiento sean vendidos por sus titulares únicamente al BCV.

Los plazos y condiciones pueden variar entre convocatorias, de acuerdo a lo que disponga el BCV de la evaluación de las variables económicas en especial las monetarias y crediticias.

Ello se asemeja a una operación cuasi fiscal debido a que el BCV lo que en realidad procura hacer es contener el efecto expansivo del gasto público sobre los agregados monetarios, en particular con motivo del aumento salarial recientemente decretado.

En ese sentido, vale la pena recordar que en el pasado el BCV también emitió instrumentos de absorción, tal como fueron los casos de los Títulos de Estabilización Monetaria (TEM) y los certificados de depósitos durante los años noventa y comienzos del dos mil. Evidentemente, las situaciones son diferentes porque en aquella oportunidad las tasas de interés eran significativamente más elevadas, con lo cual la política monetaria se tornó insostenible porque la principal fuente de inyección de liquidez fueron los intereses generados por esos papeles, que contrariamente a lo esperado, en lugar de contraer la liquidez, la expandieron.

Con los títulos de cobertura se busca incidir de manera positiva en el comportamiento del mercado cambiario y como dijimos, ofreciendo un rendimiento más atractivo a los inversionistas versus mantener coberturas en divisas.

En resumen, con estos títulos se procura aumentar la demanda de bolívares e inhibir la de dólares en un contexto en el cual el BCV se ha propuesto estabilizar el tipo de cambio para combatir la hiperinflación, lo cual, hasta ahora, ha logrado. A mi manera de ver, con los títulos de cobertura del BCV, quienes cuentan con liquidez tienen a su disposición un instrumento atractivo para invertir y lograr a la vez, el objetivo de cobertura. 

@josegrasso

José Grasso Vecchio
menu linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram