Ángel Alvarado: Colocación de acciones de empresas públicas en la Bolsa es parte del camino “pero tiene que ocurrir junto a reformas en el sistema judicial”

El economista e integrante del Observatorio Venezolano de Finanzas (OVF), Ángel Alvarado, señaló que el esfuerzo que ha hecho el sector privado en Venezuela para sobrevivir es reconocido por los venezolanos.

Asimismo, indicó en el programa “A Tiempo”, transmitido por Unión Radio, que el salario mínimo de un trabajador en el sector privado por lo menos es 3 veces que el que menos gana en el sector público, siendo US$30 en el sector público y US$100 en el privado.

Sostuvo que con una solución política, “se abre el camino” a una solución económica inclusiva, duradera y sostenible en el país.

No obstante, dijo que para acelerar el crédito, hay que buscar acuerdos políticos y “eso tiene que ocurrir en la mesa de negociación en México”.

En cuanto a la colocación de acciones de empresas públicas en la Bolsa de Valores, comentó que es parte del camino, “pero tiene que ocurrir junto a reformas en el sistema judicial”.

“Si privatizas empresas, aquello no necesariamente va a redondear en beneficios toda la población, sino ocurre a la vez reformas institucionales para ganar transparencia, Estado de Derecho e independencia en el sistema judicial”, explicó.

Alvarado aseveró que mientras no se resuelva por completo el tema de la inflación en el país, no habrá restablecimiento del crédito, un sistema financiero sólido y una recuperación económica sustentable y duradera.

– Los accionistas –

Recientemente, el economista y profesor universitario, Daniel Lahoud, comentó a Finanzas Digital que  “falso” que la venta de la acciones de las empresas públicas en la Bolsa de Valores reduzca el déficit fiscal.

Precisó, además, que la colocación de las acciones de las empresas públicas en la Bolsa de Valores “es un abreboca a una posible privatización”.

Cuando tienes una acción, tienes voz y voto, pero es muy pequeño. La estructura de ejercicio de una compañía está en función del número de acciones”, agregó.

Explicó que el accionista minoritario debe ceñirse por lo que decida el mayoritario: “el inconveniente de vender 5% o el 10% es que la persona que compra es un accionista minoritario y el accionista minoritario generalmente es ninguneado”.

Otra incertidumbre de la venta de las acciones es obtener información, pero si se colocan las acciones a la venta, hay una obligación por parte de la empresa de mostrar los balances auditados, los proyectos y ahí, “se puede más o menos sacar la cuenta y decir el costo de esas acciones”.

Esa venta parcial del capital no significa que la empresa vaya a mejorar. Para que la empresa mejore debería buscarse un socio conocedor del negocio y en el caso de Cantv tendría que buscarse a AT&T, que conoce el negocio telefónico y eso redundaría en que beneficiaría no solo a los accionistas de la Cantv, sino a las personas que compran el servicio”, puntualizó.

Recalcó que si el Gobierno vende el 5% o 10% de las acciones y si los accionistas que compran no van a participar en la Junta Directiva, no se les va a escuchar y las políticas no van a cambiar, “entonces no mejora para nada el ambiente”.

Artículos Relacionados