Banco Mundial: Durante el 2021, el flujo de remesas mostró un marcado incremento en América Latina y el Caribe ubicándose en 25,3%

El Banco Mundial prevé que los flujos de remesas registrados oficialmente con destino a los países de ingreso bajo y mediano aumentarán un 4,2 % este año, hasta llegar a los USD 630 000 millones.

Asimismo, señalaron que esperan que las remesas hacia Ucrania, el mayor receptor de Europa y Asia central, aumenten más del 20 % en 2022. Sin embargo, los flujos de remesas a muchos países de Asia central, cuya fuente principal es Rusia, caerán de manera drástica. Estas disminuciones, combinadas con el aumento en los precios de los alimentos, los fertilizantes y el petróleo, pueden generar un incremento en el riesgo para la seguridad alimentaria y exacerbar la pobreza en muchos de estos países.

“La invasión rusa de Ucrania desató una crisis humanitaria, de migración y de refugiados a gran escala y generó riesgos para una economía mundial que aún lidia con los efectos de la pandemia de COVID-19”, dijo Michal Rutkowski, director global de la Práctica Global de Protección Social y Trabajo del Banco Mundial.

Según la última edición de la Reseña sobre migración y desarrollo (i) publicada hoy por el Banco Mundial, durante 2021, los flujos de remesas mostraron un marcado incremento en América Latina y el Caribe (25,3 %), África subsahariana (14,1 %), Europa y Asia central (7,8 %), Oriente Medio y Norte de África (7,6 %) y Asia meridional (6,9 %). Las remesas con destino a Asia oriental y el Pacífico disminuyeron un 3,3 %, aunque si se excluye a China, registraron un aumento del 2,5 %. Sin incluir a China, los flujos de remesas constituyen la principal fuente de financiamiento externo de los países de ingreso bajo y mediano desde 2015.

Los cinco países que más remesas recibieron en 2021 fueron India, México (que reemplaza a China), China, Filipinas y Egipto. Entre las economías donde los flujos de remesas representan un gran porcentaje del PIB se encuentran el Líbano (54 %), Tayikistán (34 %), República Kirguisa (33 %) y Samoa (32 %).

A nivel mundial, el costo medio para enviar USD 200 se situó en un 6 % en el cuarto trimestre de 2021, lo cual representa más del doble del 3 %, la meta establecida en los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), según la base de datos sobre los precios de las remesas en el mundo que mantiene el Banco. La región más barata a la que enviar dinero es Asia meridional (4,3 %), en tanto que la más costosa es África subsahariana (7,8 %).

Los costos para enviar dinero a Ucrania son altos (7,1 % desde República Checa, 6,5 % desde Alemania, 5,9 % desde Polonia y 5,2 % desde EE. UU.). A nivel mundial, la buena voluntad hacia los refugiados y migrantes de Ucrania ofrece la oportunidad de desarrollar y probar programas que faciliten el acceso de esta población a empleos y servicios sociales en los países anfitriones, y aplicar procedimientos simplificados contra el lavado de dinero y el financiamiento del terrorismo para las transacciones con remesas de pequeña cuantía, con el fin de reducir sus costos y movilizar el financiamiento de los bonos de la diáspora.

Tendencias regionales en las remesas

Los flujos de las remesas con destino a la región de Asia oriental y el Pacífico cayeron un 3,3 % luego de una disminución del 7,3 % en 2020. Los flujos alcanzaron los USD 133 000 millones en 2021 y se acercaron a los niveles de 2017. Sin incluir a China, las remesas en la región aumentaron un 2,5 % en 2021. Las remesas enviadas a Filipinas se beneficiaron de la creación de empleos y los aumentos de los salarios en Estados Unidos, donde vive una gran cantidad de migrantes filipinos. Entre las economías en las que los flujos de remesas constituyen un porcentaje alto de su PIB se encuentran Tonga, Samoa, las Islas Marshall, Filipinas y Fiji. Sin incluir a China, se prevé que en 2022 los flujos de remesas aumentarán un 3,8 %. El costo promedio para enviar USD 200 a la región se redujo hasta situarse en un 5,9 % en el cuarto trimestre de 2021 en comparación con el 6,9 % registrado un año antes.

Las entradas de remesas a Europa y Asia central aumentaron un 7,8 % en 2021, cuando alcanzaron niveles históricos de USD 74 000 millones. En gran medida, el aumento fue el resultado de la actividad económica más sólida de la Unión Europea y el repunte de los precios de la energía. En 2021, Ucrania recibió remesas por USD 18 200 millones, impulsadas por las recibidas desde Polonia, el destino principal de los trabajadores migrantes de Ucrania. Las transferencias personales constituyen una fuente fundamental de financiamiento y crecimiento para las economías de Asia central, cuya fuente principal es Rusia. En 2021, como porcentaje del PIB, la recepción de remesas en Tayikistán y la República Kirguisa fue del 34 % y 33 %, respectivamente. Las proyecciones a corto plazo para las remesas hacia la región, para las que se prevé una caída del 1,6 % en 2022, son muy inciertas y dependen de la escala de la guerra en Ucrania y las sanciones que se impongan a los pagos salientes de Rusia. Por el contrario, se prevé un crecimiento superior al 20 % en los flujos de remesas hacia Ucrania en 2022. El costo medio para enviar USD 200 a la región se redujo hasta situarse en un 6,1 % en el cuarto trimestre de 2021, en comparación con el 6,4 % registrado un año antes.

Los flujos de remesas hacia América Latina y el Caribe aumentaron a USD 131 000 millones en 2021, lo cual representa un incremento del 25,3 % con respecto a 2020, a causa de la fuerte recuperación del empleo de los trabajadores extranjeros en Estados Unidos. Entre los países que registraron tasas de crecimiento de dos dígitos se encuentran Guatemala (35 %), Ecuador (31 %), Honduras (29 %), México (25 %), El Salvador (26 %), República Dominicana (26 %), Colombia (24 %), Haití (21 %) y Nicaragua (16 %). Los flujos registrados hacia México incluyen fondos que recibieron los migrantes en tránsito provenientes de Honduras, El Salvador, Guatemala, Haití, Venezuela, Cuba y otros países. Las remesas son importantes como fuente de divisas para muchos países, donde estos flujos representan al menos el 20 % del PIB, como en El Salvador, Honduras, Jamaica y Haití. En 2022, se estima que las remesas crecerán un 9,1 %, aunque persisten los riesgos de deterioro. En general, el costo medio para enviar USD 200 a la región se mantuvo en 5,6 % durante el cuarto trimestre de 2021, sin cambios en comparación con el porcentaje registrado un año antes.

Las remesas enviadas a los países en desarrollo en la región de Oriente Medio y Norte de África crecieron un 7,6 % en 2021 hasta alcanzar los USD 61 000 millones, impulsadas por los sólidos aumentos en Marruecos (40 %) y Egipto (6,4 %). Los factores que respaldaron los flujos fueron el crecimiento económico en los países anfitriones de la Unión Europea y la migración en tránsito que impulsó aún más la afluencia hacia países anfitriones temporales como Egipto, Marruecos y Túnez. En 2022, es probable que los flujos de remesas reduzcan su aumento al 6 %. En la región en desarrollo de Oriente Medio y Norte de África, tradicionalmente las remesas han sido la principal fuente de recursos externos (frente a la asistencia oficial para el desarrollo, la inversión extranjera directa, las inversiones de cartera y los flujos de deuda) y representan el 61 % de la entrada total de remesas en 2021. El costo de enviar USD 200 a la región se redujo, de un 6,6 % hace un año a un 6,4 % en el cuarto trimestre de 2021.

Las remesas hacia Asia meridional aumentaron un 6,9 % en 2021, hasta llegar a los USD 157 000 millones. Aunque una gran cantidad de migrantes de Asia meridional regresaron a sus países de origen al comenzar la pandemia a principios de 2020, la disponibilidad de vacunas y la apertura de las economías del Consejo de Cooperación del Golfo permitieron un retorno gradual a los países anfitriones en 2021, lo que incrementó los flujos de remesas. La mejora en el desempeño económico de Estados Unidos también contribuyó en gran medida al crecimiento en 2021. Los flujos de remesas hacia India y Pakistán aumentaron un 8 % y 20 %, respectivamente. En 2022, se prevé que el crecimiento en la entrada de remesas se reducirá al 4,4 %. Las remesas, cuyo volumen triplicó con creces la inversión extranjera directa en 2021, son la principal fuente de divisas en la región. Las remesas de Asia meridional tienen el costo promedio más bajo de todas las regiones del mundo, con un 4,3 %, aunque sigue siendo más alto que la meta del 3 % de los ODS.

Las entradas de remesas en África subsahariana se dispararon un 14,1 % hasta los USD 49 000 millones en 2021, tras un aumento del 8,1 % en el año anterior. La sólida actividad económica en Europa y Estados Unidos respaldaron el crecimiento de las remesas. Las entradas de remesas registradas en Nigeria, el país que más recibe en la región, aumentó un 11,2 %, en parte, gracias a las políticas destinadas a canalizar las entradas a través del sistema bancario. Los países que registran tasas de crecimiento de dos dígitos son Cabo Verde (23,3 %), Gambia (31 %) y Kenya (20,1 %). Los países donde los flujos de remesas representan un porcentaje importante del PIB incluyen a Gambia (27 %), Lesotho (23 %), Comoras (19 %) y Cabo Verde (16 %). Se prevé que en 2022 los flujos de remesas aumentarán un 7,1 %, a causa de la constante adopción de los canales oficiales en Nigeria y el aumento de los precios de los productos básicos; es probable que los migrantes envíen más dinero a sus países de origen donde, en la actualidad, se producen aumentos extraordinarios en los precios de los alimentos básicos. El promedio de los costos de enviar USD 200 a la región fue del 7,8 % durante el cuarto trimestre de 2021, lo cual representa una ligera disminución con respecto al 8,2 % del año anterior.

Con información de nota de prensa

Artículos Relacionados