Banco Mundial: Los ingresos mundiales provenientes de la fijación del precio al carbono aumentaron un 60% en el último año

El Banco Mundial reportó que los ingresos mundiales derivados de la fijación del precio al carbono aumentaron casi un 60 % en 2021 respecto de los niveles de 2020 y alcanzaron los USD 84.000 millones aproximadamente; esto constituye una importante fuente de fondos para ayudar a respaldar una recuperación económica sostenible, financiar reformas fiscales más amplias o invertir en las comunidades como parte de la transición a un futuro con bajas emisiones de carbono.

Según la nueva edición del informe anual del Banco Mundial Situación y tendencias de la fijación del precio al carbono, los precios del carbono alcanzaron máximos históricos en muchas jurisdicciones, como la Unión Europea, California, Nueva Zelandia, la República de Corea, Suiza y Canadá. Sin embargo, en el informe se observa que, actualmente, menos del 4 % de las emisiones mundiales están alcanzadas por un precio directo del carbono que se ubique en el rango que se necesitará en 2030 para lograr el objetivo de temperatura del Acuerdo de París.

“El año pasado se observaron algunas señales muy positivas, como el aumento significativo de los ingresos que se pueden invertir en las comunidades y el apoyo a la transición hacia un bajo nivel de emisiones de carbono. También se están logrando avances en la resolución de cuestiones transfronterizas relacionadas con la fijación del precio al carbono y la adopción de nuevas normas para los mercados internacionales del carbono que se acordaron en la Vigesimosexta Conferencia de las Partes en Glasgow, lo que ayuda a establecer orientaciones normativas más claras”, dijo Bernice Van Bronkhorst, directora global de Cambio Climático del Banco Mundial.

“Ahora es importante aprovechar este impulso y aumentar tanto la cobertura como los niveles de precios para liberar todo el potencial de la fijación del precio al carbono, de modo de apoyar una descarbonización inclusiva”.

Entre los temas clave tratados en el informe de 2022 se incluyen los enfoques transfronterizos para la fijación del precio al carbono, los desafíos y oportunidades derivados del aumento de los precios de la energía, y las nuevas tecnologías y los marcos de gestión que configuran los mercados de carbono.

Nota de prensa

Artículos Relacionados