Daniel Lahoud: Vender acciones de las empresas públicas en la Bolsa de Valores “está bien, pero no mejora la situación económica del país”

Recientemente, el Gobierno de Estados Unidos autorizó a la empresa Chevron reunirse con representantes del Gobierno de Venezuela para iniciar conversaciones referentes a temas petroleros.

Sin embargo, la empresa norteamericana en ningún caso podrá explotar o comerciar con crudo venezolano.

Ante ello, el economista y profesor universitario, Daniel Lahoud, señaló a Finanzas Digital que esa decisión hace que Chevron pueda tener conversaciones con los gerentes de Pdvsa, porque con las sanciones se le impedía el contacto con la empresa venezolana.

“Se está facilitando eso nada más, no es que Chevron vaya a invertir, solo puede conversar”, aclaró.

Cabe acotar que Chevron sigue teniendo su oficina de representación en Venezuela, lo que pasa es que no perfora porque “a ellos los expropiaron, lo sacaron de los campos que tenían”.

Precisó que posiblemente discutirán los términos de la posible vuelta de Chevron al mercado petrolero venezolano, “pero eso no está permitido todavía”. “Tendría que abrirse otra puerta, que el Gobierno norteamericano diga que ahora pueden invertir y perforar en Venezuela”, sumó.

“Me parece que eso no será de inmediato, esto es como un abreboca. Si el Gobierno venezolano vuelve a las negociaciones en México y EEUU. constata que está haciendo esto de manera transparente, probablemente el Gobierno norteamericano puede abrir una puerta más”, comentó.

Dijo que quien toma las decisiones es el Gobierno norteamericano, puesto que fue quien puso las sanciones y es quien las puede liberar: “eso dependerá de cómo ellos observan eso”.

– Accionistas minoritarios –

Lahoud se refirió a las acciones que colocará el Gobierno a la venta en la Bolsa de Valores y aseveró a Finanzas Digital que “eso es un abreboca a una posible privatización”.

Cuando tienes una acción, tienes voz y voto, pero es muy pequeño. La estructura de ejercicio de una compañía está en función del número de acciones”, agregó.

Explicó que el accionista minoritario debe ceñirse por lo que decida el mayoritario: “el inconveniente de vender 5% o el 10% es que la persona que compra es un accionista minoritario y el accionista minoritario generalmente es ninguneado”.

Otra incertidumbre de la venta de las acciones es obtener información, pero si se colocan las acciones a la venta, hay una obligación por parte de la empresa de mostrar los balances auditados, los proyectos y ahí, “se puede más o menos sacar la cuenta y decir el costo de esas acciones”.

Esa venta parcial del capital no significa que la empresa vaya a mejorar. Para que la empresa mejore debería buscarse un socio conocedor del negocio y en el caso de Cantv tendría que buscarse a AT&T, que conoce el negocio telefónico y eso redundaría en que beneficiaría no solo a los accionistas de la Cantv, sino a las personas que compran el servicio”, puntualizó.

Recalcó que si el Gobierno vende el 5% o 10% de las acciones y si los accionistas que compran no van a participar en la Junta Directiva, no se les va a escuchar y las políticas no van a cambiar, “entonces no mejora para nada el ambiente”.

Igualmente, calificó como “falso” que la venta de la acciones de las empresas públicas en la Bolsa de Valores reduzca el déficit fiscal: “las empresas del Gobierno, así pierdan plata, no son contabilizadas en el gasto público, por lo cual, si se privatizan o no, eso no afecta en el gasto público, no se contabilizan las pérdidas o ganancias de las empresas del Gobierno”.

Hasta el momento, la Bolsa de Valores de Caracas no sabe qué es lo que va a pasar, porque no le han informado cuándo colocarán las acciones a la venta, tampoco les han entregado los balances ni han inscrito a las empresas para hacer las ofertas por esa vía.

Son procesos que se van a tardar y no creo que eso sea contundente. Contundente sería que el Gobierno dijera que venderá todas las empresas que expropió en su momento”, añadió.

Expresó que lo idóneo es que vendieran un alto porcentaje de esas empresas y una noticia excelente sería que quien diga que comprará las acciones, lo haga.

“Lo que debería buscarse es a un experto en cada una de las empresas o regresar las compañías a sus dueños originales, que supuestamente las administraban bien, y los resarzan por los daños sufridos”.

Manifestó, además, que vender 5% o 10% a accionistas minoritarios “está bien”, dado que añade una inversión posible a la Bolsa, “pero no mejora la situación económica del país”.

– Obedece a los deseos de los inversionistas –

El también profesor universitario afirmó a Finanzas Digital que en el país había mucha inflación y el tipo de cambio no se movía, entonces lo natural es que ésta cause la elevación del tipo de cambio.

“Como eso no estaba ocurriendo, pues el tipo de cambio que no está controlado, el paralelo, es el que está subiendo, el otro que está controlado se ha mantenido fijo en ciertos parámetros. Eso redunda en esa brecha que se está observando”, expuso.

El tipo de cambio paralelo no está determinado por la política que sigue el Banco Central de Venezuela (BCV), puesto que obedece más “a los deseos de los inversionistas”, por esa razón, sube tratando de emparejarse con la inflación ocurrida en bolívares.

“El Gobierno cree que la inflación tiene origen en la devaluación. Resulta que toda la vida primero ocurre inflación y luego devaluación. En realidad la devaluación depende del nivel de inflación. Lo que hay que controlar es la inflación y no el tipo de cambio”, refirió.

Consideró, también, que el tipo de cambio tiene que estar libre y el Gobierno tiene que hacer una política monetaria decente para que no haya inflación: “no tiene que emitir en exceso y lo que ha venido ocurriendo es que el Gobierno ha venido emitiendo en exceso, e incluso anuncia que va a emitir en exceso porque todavía no ha pagado el bono de Bs. 10.000 a los jubilados y eso significa más dinero en la calle y más inflación”.

Enfatizó que el Gobierno no ha terminado de resolver el problema inflacionario  y está añadiéndole “más leña al fuego” a la inflación. “Los que sí pueden mover el tipo de cambio en el mercado paralelo, lo están deslizando de una manera mucho más pronunciada que como lo desliza el BCV”.

“Desde que se le quitaron los 6 ceros al bolívar, la inflación ha sido muy fuerte, mientras que el tipo de cambio se ha mantenido estable. El tipo de cambio está tratando de buscar su nuevo nivel de equilibrio”, finalizó.

Artículos Relacionados