ONU: La inflación global podría llegar a 6,7% este año

Según las nuevas proyecciones de la ONU, el PIB global ganará este año 3,1%, casi un punto menos de lo que se estimó en enero. La inflación, en tanto, avanzará una media de 6,7% impulsada por los precios de los alimentos y la energía. El deterioro incluye a los motores económicos: Estados Unidos, China y la Unión Europea.

La frágil recuperación de la crisis derivada de la pandemia de COVID-19 y los efectos de la guerra en Ucrania llevaron al Departamento de Asuntos Económicos y Sociales de la ONU (DESA) a reducir sus perspectivas de crecimiento global para este año a 3,1%, casi un punto porcentual con respecto al 4% que había previsto en enero de 2022.

“La economía mundial enfrenta importantes riesgos a la baja debido a una mayor escalada de la guerra en Ucrania, nuevas oleadas de la pandemia y un endurecimiento monetario más rápido de lo esperado en las economías desarrolladas”, dice DESA en su informe de actualización de proyecciones de medio año, presentado este miércoles.

El estudio explica que si bien las rebajas incluyen a las grandes potencias como Estados Unidos, China y la Unión Europea y a la mayoría de los países desarrollados, los países en desarrollo importadores de materias primas serán los más afectados, sobre todo por el incremento de los precios de los alimentos y la energía.

El documento destaca también que la inseguridad alimentaria empeorará en África.

De acuerdo con los especialistas de DESA, la conflagración en Ucrania ha impactado la frágil recuperación de la pandemia de COVID 19, desencadenando una devastadora crisis humanitaria en Europa, aumentando los precios de los alimentos y las materias primas y exacerbando las presiones inflacionarias en todo el mundo.

Inflación galopante

Así, la inflación global alcanzaría 6,7% este año, más que duplicando el índice de 2,9% registrado en el periodo de 2010 a 2020.

La inflación en Estados Unidos registra el nivel más alto en cuatro décadas y está al alza en muchos países de Asia Occidental, América Latina y el Caribe y en la Comunidad de Estados Independientes.

“El aumento de la inflación plantea un desafío adicional para una recuperación inclusiva, ya que afecta desproporcionadamente a los hogares de bajos ingresos”, apunta DESA y subraya que la disminución de los ingresos reales es particularmente notable en los países en desarrollo, donde la pobreza es más frecuente, el crecimiento de los salarios es nulo, y las medidas de apoyo fiscal para aliviar el impacto de la subida de los precios del petróleo y los alimentos son más limitadas.

Asimismo, alerta de que el aumento de la inflación en la comida acentúa la inseguridad alimentaria y empuja a millones de personas a vivir por debajo de la línea de pobreza en muchos países en desarrollo que todavía sufren los efectos económicos de la pandemia.

“El aumento de la pobreza agudizará inevitablemente la desigualdad en muy poco tiempo, tanto dentro de los países como entre ellos”, abunda el informe.

Nota de prensa de Agencia de Noticias ONU

Artículos Relacionados