Banco Central de Brasil elevó su tasa de referencia al 13,5% anual con el objetivo de contener la inflación

El Banco Central de Brasil señaló que la inflación al consumidor se mantiene alta, con un aumento distribuido en varios componentes, demostrando ser más persistente de lo anticipado. 

“Las expectativas de inflación para 2022, 2023 y 2024 determinadas por la encuesta Focus se ubican en torno a 8,5%, 4,7% y 3,25%, respectivamente”, dijeron.

El Comité destaca que, en sus escenarios de inflación, los factores de riesgo se mantienen en ambos sentidos. Entre los riesgos al alza para el escenario inflacionario y las expectativas de inflación, se destacan (i) una mayor persistencia de las presiones inflacionarias globales; y (ii) incertidumbre sobre el futuro del marco fiscal del país y de las políticas fiscales que impliquen sostener la demanda agregada, parcialmente incorporada a las expectativas de inflación y precios de activos. Entre los riesgos a la baja, destacamos (i) una posible reversión, aunque parcial, del aumento de los precios de las materias primasinternacional en moneda local; y (ii) una desaceleración de la actividad económica más acentuada que la proyectada. Se evaluó que las medidas tributarias en curso reducen significativamente la inflación en el presente año, aunque elevan, en menor medida, la inflación en el horizonte relevante de política monetaria.

En ese sentido, considerando los escenarios evaluados, el balance de riesgos y el amplio conjunto de información disponible, el Copom decidió por unanimidad elevar la tasa de interés básica en 0,50 punto porcentual, a 13,25% anual.

“El Comité entiende que esta decisión refleja la incertidumbre que rodea a su escenarios y un balance de riesgos con una varianza aún mayor a la habitual para la inflación prospectiva, y es compatible con la estrategia de convergencia de la inflación alrededor de la meta en el horizonte relevante, que incluye el año calendario 2023”.

Por último, añadieron que el Copom considera que, en vista de sus proyecciones y del riesgo de desanclaje de expectativas de plazos más largos, es adecuado que el ciclo de endurecimiento monetario siga avanzando de manera significativa en un territorio aún más contractivo.

Artículos Relacionados