Luis Zambrano Sequín: Difícilmente se puede pensar en reducir significativamente el grado de dolarización que se ha alcanzado en el país

El economista e investigador en la Universidad Católica Andrés Bello (UCAB), Luis Zambrano Sequín señaló que la desdolarización “no puede ser impuesta ni decretada”, sino que es resultado de acciones de fondo.

Asimismo, indicó en la edición N° 16 de las Notas sobre la Economía Venezolana, documento editado por el Instituto de Investigaciones Económicas y Sociales de la UCAB que es bastante difícil para las autoridades locales recuperar la confianza del público en los activos monetarios y financieros emitidos localmente.

Destacó que la desdolarización es una consecuencia que solo se puede alcanzar a largo plazo y como resultado de
reformas económicas e institucionales, “acompañadas por una eficiente gestión de la política económica”.

“Los traumas generados por las erróneas políticas aplicadas en el pasado, en buena medida responsables de las crisis cambiarias e inflacionarias, siguen teniendo, por mucho tiempo, un importante peso en la conformación de las expectativas”, dijo.

Sostuvo que las instituciones financieras locales tienen importantes incentivos para dolarizar sus hojas de balance, como una respuesta óptima ante los riesgos inflacionarios y cambiarios.

“La mayor vulnerabilidad de los bancos está asociada al mayor riesgo de descalce de monedas a la que inevitablemente están expuestas estas instituciones en una economía bimonetaria”, expresó.

A su juicio, esto implica minimizar la varianza de sus portafolios, que a su vez dependen de la varianza de la inflación y del tipo de cambio real.

Resaltó que mientras más se prolongue el proceso de vigencia del dólar como moneda dominante en el mercado, más difícil resultará revertirlo.

“Podemos, incluso, llegar al punto de que sea inevitable transformar la dolarización de ‘facto’ en dolarización ‘oficial'”, enfatizó el también profesor universitario.

Puntualizó que difícilmente se puede pensar en reducir significativa y sostenidamente el grado de dolarización que se ha alcanzado.

Artículos Relacionados