Perspectivas Económicas de la OCDE para el 2022 y 2023

La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos​ (OCDE) publicó las perspectivas económicas de la OCDE en el cual revela el alto precio global de la guerra de Rusia contra Ucrania.

Las últimas Perspectivas Económicas de la OCDE proyectan una fuerte desaceleración del crecimiento global a alrededor del 3 % este año y al 2,8 % en 2023, muy por debajo de la recuperación proyectada en la Perspectiva Económica anterior de diciembre pasado.

El impacto económico y social de la guerra es más fuerte en Europa, con muchos de los países más afectados en Europa, debido a la exposición a través de las importaciones de energía y los flujos de refugiados.

La alta inflación está erosionando los ingresos y los gastos de los hogares, lo que afecta especialmente a los hogares vulnerables. El riesgo de una crisis alimentaria grave sigue siendo agudo para las economías más pobres del mundo debido al alto riesgo de escasez de suministros y costos elevados.

Asimismo, señalan que los aumentos adicionales en los precios de los alimentos y la energía y los cuellos de botella persistentes en la cadena de suministro son factores clave que hacen que la inflación de los precios al consumidor alcance niveles más altos y permanezca alta por más tiempo de lo previsto anteriormente. En algunas economías avanzadas, ahora se espera que la inflación alcance niveles no vistos desde la década de 1970.

“Los países de todo el mundo se están viendo afectados por el aumento de los precios de las materias primas, lo que se suma a las presiones inflacionarias y frena los ingresos y gastos reales, lo que frena la recuperación”, dijo el secretario general de la OCDE, Mathias Cormann, durante la presentación de Outlook. “Esta desaceleración se puede atribuir directamente a la guerra de agresión no provocada e injustificable de Rusia, que está causando menores ingresos reales, menor crecimiento y menos oportunidades laborales en todo el mundo”.

“Muchas economías de bajos ingresos y de mercados emergentes se verán aún más desafiadas por el aumento de los precios de los alimentos y la energía, un crecimiento más lento de la demanda en sus mercados de exportación y la posibilidad de salidas de capital a medida que aumentan las tasas de interés en los países avanzados”, dijeron.

Con información de nota de prensa

Artículos Relacionados