Solo el 6% de los trabajadores domésticos de todo el mundo tiene acceso a una protección social completa

Empleo-domestico

Según un nuevo informe de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), solo el seis por ciento de los trabajadores domésticos de todo el mundo tiene acceso a una protección social completa.

El estudia señala que aproximadamente la mitad de los trabajadores domésticos no tienen ninguna cobertura legal, y la mitad restante está cubierta legalmente por al menos una prestación.

“Sólo uno de cada cinco trabajadores domésticos está realmente cubierto en la práctica, ya que la gran mayoría están empleados de manera informal”, dijeron.

Asimismo, la organización indica que la mayoría de los 75,6 millones de domésticos del mundo se enfrentan a múltiples obstáculos para disfrutar de una cobertura legal y un acceso efectivo a la seguridad social, explica el análisis. A menudo están excluidos de la legislación nacional sobre seguridad social.

Dado que el 76,2 por ciento de los trabajadores domésticos (57,7 millones) son mujeres, estas lagunas de protección social dejan a las mujeres en una situación especialmente vulnerable.

Aunque son pocos los trabajadores domésticos que gozan de una protección social completa, tienen más probabilidades de tener derecho a las prestaciones de vejez, discapacidad y supervivencia y a la atención médica, y en un grado ligeramente menor a las prestaciones de maternidad y de enfermedad. La mayoría no tiene acceso a las prestaciones de los regímenes de seguridad social en relación con el desempleo o los accidentes laborales.

Por otra parte, el informe refleja que la pandemia de COVID-19 ha puesto de manifiesto las lagunas en la cobertura de la protección social que sufren los trabajadores domésticos. Fueron los más afectados durante la pandemia, y muchos perdieron sus empleos y medios de vida. Muchos de los que conservaron su empleo estuvieron a menudo expuestos a la enfermedad sin el suficiente equipo de protección. Sin embargo, los trabajadores domésticos rara vez podían contar con una protección sanitaria adecuada, prestaciones por enfermedad o desempleo, lo que exponía aún más su vulnerabilidad.

El informe ofrece recomendaciones sobre cómo garantizar que los trabajadores domésticos disfruten de una protección social integral, entre ellas:

  • Garantizar que los trabajadores domésticos disfruten de condiciones al menos tan favorables como las de los otros trabajadores.
  • Personalizar y simplificar los procedimientos administrativos para garantizar que la cobertura legal se traduzca en la práctica.
  • Simplificar y agilizar los procedimientos de registro y pago y desarrollar mecanismos de financiación adecuados.
  • Diseñar las modalidades de prestaciones para que se adapten a las especificidades del trabajo doméstico.
  • Promover los servicios de inspección, así como los mecanismos de reclamación y recurso para garantizar el cumplimiento.
  • Sensibilizar a los trabajadores domésticos y a sus empleadores sobre sus derechos y obligaciones.
  • Promover un enfoque político participativo e integrado.

Fuente: OIT

Artículos Relacionados