La FAO insta a los ministros de finanzas y bancos centrales del G20 a apoyar el Servicio de Financiamiento de Importaciones de Alimentos

Siembra

El Director General de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO), QU Dongyu, subrayó ante los Ministros de Finanzas y los Gobernadores de los Bancos Centrales del G20 la creciente crisis de seguridad alimentaria y nutrición que enfrenta el mundo.

Al destacar los datos de la última edición del Estado de la seguridad alimentaria y la nutrición en el mundo (SOFI) de la FAO y sus socios, Qu señaló que en 2021, hasta 828 millones de personas sufrieron hambre crónica. Este es un aumento de 46 millones desde 2020 y 150 millones desde 2019, antes de la pandemia de COVID 19. Alrededor de 2300 millones de personas en el mundo padecían inseguridad alimentaria moderada o grave en 2021, 350 millones de personas más en comparación con 2019.

Estas crudas cifras representan el panorama antes del estallido de la guerra en Ucrania, que ha agravado la situación en particular para los pobres y los más vulnerables, subrayó Qu. La Federación Rusa y Ucrania son actores importantes en los mercados mundiales de alimentos y fertilizantes y la guerra tiene múltiples implicaciones que afectan el comercio, los precios y los medios de subsistencia.

Estos factores “seguirán afectando la seguridad alimentaria y la nutrición de muchos países en los meses y años venideros”, advirtió.

Incluso antes del conflicto, los precios internacionales de los productos básicos alimentarios estaban en su punto más alto, principalmente debido a la interrupción de la cadena de suministro, pero también como resultado del aumento de los precios de la energía y los insumos agrícolas.

El último índice de precios de los alimentos de la FAO , publicado el 8 de julio, disminuyó levemente por tercer mes consecutivo y promedió 154,2 puntos en junio de 2022 desde su punto más alto de 160 en marzo de 2022. Los impulsores del aumento de los precios incluyen: una fuerte demanda mundial debido a la recuperación; clima adverso en algunos países productores; altos costos de producción y transporte e interrupciones en la cadena de suministro debido a COVID-19, ahora empeorado por la guerra en curso.

Guerra impacta mercado de fertilizantes

La guerra también está afectando al mercado de fertilizantes, ya que la Federación Rusa es un exportador clave de fertilizantes. Unos 15 importadores netos de fertilizantes en América Latina, Europa y Asia dependen de las importaciones de fertilizantes rusos en más del 30 por ciento. Entre estos se encuentran Brasil, India y la Unión Europea, que son importantes productores agrícolas y actores clave en los mercados mundiales, dijo Qu.

Si bien los precios de los alimentos son altos en el mercado minorista, los precios altísimos de los insumos agrícolas, incluidos los piensos, los fertilizantes, los plaguicidas y el combustible, han reducido los ingresos de los agricultores, lo que ha provocado una disminución de la producción.

“Esto podría suponer una doble carga para los sistemas agroalimentarios mundiales: dejarnos con agricultores pobres y la falta de disponibilidad de alimentos al mismo tiempo”, advirtió el Director General de la FAO.

FAO propone iniciativa de importación de alimentos

Frente a esto, Qu instó a los ministros de Finanzas y gobernadores de bancos centrales del G20 a apoyar la iniciativa de la FAO de un fondo para ayudar a los sesenta y dos países más vulnerables con sus facturas de importación de alimentos en medio de la actual crisis mundial de seguridad alimentaria.

El Servicio de Financiamiento de la Importación de Alimentos (FIFF), propuesto por la FAO a principios de este año, “ayudará a los países a financiar sus compras de alimentos para minimizar cualquier riesgo de malestar social. Con su apoyo, podría ser implementado por las principales agencias financieras multilaterales bajo su mecanismo financiero de balanza de pagos”, dijo Qu en un comunicado en la reunión organizada por Indonesia.

La factura de importación de alimentos para las 62 naciones, que son importadoras netas de alimentos en los grupos de ingresos bajos y medianos bajos, aumentó a $ 24.6 mil millones. Esto afecta a 1.790 millones de personas, según estimaciones de la FAO.

Con información de nota de prensa

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Le informamos que los datos de carácter personal que proporcione en este formulario, serán tratados por FinanzasDigital.com como responsable de este sitio WEB. Estos datos son recolectados y tratados para la gestión de los comentarios que realices en este blog.

Legitimación: Si no lo introduce los datos personales que aparecen como obligatorios, no podrá realizar ningún comentario. Sus datos serán almacenados en los servidores de Network Solutions.

Puede ejercer sus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en [email protected] así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control.