Trece países de América Latina y el Caribe seguirán en búsqueda de soluciones regionales para refugiados y migrantes venezolanos

Fronteras-colombia-venezuela

La Agencia de la ONU para los Refugiados (ACNUR) y la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) expresaron beneplácito por la firma de la VIII Declaración Conjunta del Proceso de Quito, el viernes en Brasilia.

Un grupo de trece países de América Latina y el Caribe se comprometieron a seguir fomentando soluciones articuladas y a intercambiar buenas prácticas a nivel regional para encontrar respuestas comunes a la situación de movilidad de 5,1 millones de refugiados y migrantes de Venezuela, así como para las comunidades que los han recibido

Este documento da fe del trabajo de los Estados en materia de inserción socioeconómica, asilo, regularización migratoria, centros de orientación y acogida temporal, información y provisiones contra el COVID-19, educación, igualdad de género, protección de la infancia y la adolescencia, reunificación familiar, prevención de la trata de personas y prevención y tratamiento del VIH-SIDA.

También abarca temáticas como los grupos en situación de vulnerabilidad, las comunidades de acogida, la regularización migratoria y el reconocimiento de la condición de refugiado.

En todos los apartados de la Declaración se ratifica el compromiso de avanzar en conjunto dentro del espacio técnico intergubernamental constituido por el Proceso de Quito.

El representante especial conjunto de ACNUR y la OIM para los Refugiados y Migrantes de Venezuela, consideró que el texto “envía un mensaje de coordinación regional y acuerdo común sobre la necesidad de producir una respuesta que continúe fortaleciendo tanto la integración socioeconómica de las personas refugiadas y migrantes como la de las comunidades de acogida”.

Además, “reitera la preocupación por la crisis de movilidad humana que se vive en la región y la posibilidad de que se vuelva invisible”, dijo Eduardo Stein, quien viajó a la capital brasileña para asistir a la reunión en la que se firmó la Declaración.

De acuerdo a lo reseñado por la agencia de noticias ONU, las agencias de la ONU señalaron que durante la presidencia pro tempore de Brasil, el Proceso de Quito avanzó en la consolidación de una hoja de ruta con el Grupo de Amigos (integrado por España, Países Bajos, Suiza, Alemania, Francia, Unión Europea, Reino Unido, Canadá, Estados Unidos, Italia y el Banco Interamericano de Desarrollo).

Establecido en 2018 por iniciativa de Ecuador con el apoyo de ACNUR y la OIM, el Proceso de Quito es un espacio de trabajo técnico regional de trece países de América Latina y el Caribe: Argentina, Brasil, Chile, Colombia, Costa Rica, Ecuador, Guyana, México, Panamá, Paraguay, Perú, República Dominicana y Uruguay.

En ese marco, las naciones que lo integran desarrollan respuestas coordinadas a los desafíos institucionales producidos en la región por los flujos de personas refugiadas y migrantes procedentes de Venezuela.

Sin tener carácter vinculante, las recomendaciones enumeradas en la declaración pueden ser adoptadas por los Estados que así lo consideren.

Chile será el próximo presidente pro tempore del Proceso de Quito.

Con información de Agencia de Noticias ONU

Artículos Relacionados