Cambio Climático y Petróleo en Venezuela

José Grasso VecchioJosé Grasso Vecchio.- Recientemente el mundo se ha visto alarmado por las olas de calor que se observan en muchos países donde las temperaturas en algunos casos han llegado a 50 grados Celsius. Así, los días 4, 5, 6 y 7 de julio de este año se alcanzaron niveles récords de temperatura desde que se mide el calor y el frío. Esos valores fueron superados el 17 de julio en varios países y regiones que registraron altas temperaturas, como algunas zonas de China, EEUU, India, México, entre otros.

El cambio climático es una realidad tangible y se expresa en sequías más prolongadas, lluvias con mayor intensidad e inundaciones y la propagación del fuego que consume millones de hectáreas de bosques. Esa observación del cambio climático obedece a la emisión de gases de invernadero, producto del uso de los combustibles fósiles como el petróleo y el carbón y por el gas metano asociado a la ganadería, entre tantos otros factores contaminantes.

En ese sentido, el 12 de diciembre de 2015 más de ciento cincuenta países suscribieron el Acuerdo de París sobre el cambio climático cuyos objetivos son los siguientes: 1. Reducir sustancialmente las emisiones de gases de efecto invernadero para limitar el aumento de la temperatura global en este siglo a 2 °C y esforzarse para limitar este aumento a incluso más de tan solo el 1,5 °; 2. Revisar los compromisos de los países cada cinco años y 3. Ofrecer financiación a los países en desarrollo para que puedan mitigar el cambio climático, fortalecer la resiliencia y mejorar su capacidad de adaptación a los impactos del cambio climático.

Conviene mencionar que la civilización, tal cual la conocemos hoy, está apoyada en el uso de energía no renovables, primero el carbón y luego el petróleo, básicamente por los bajos costos de almacenamiento y transporte. El cambio hacia energías más limpias es costoso, pero lo es más todavía las emisiones gases y el calentamiento global que se están transformando en una amenaza para la existencia de la vida en el planeta.

Tanto el Banco Mundial como el FMI han estado dispuestos a financiar el uso de energías verdes y en marzo de 2022 en una reunión en Singapur una centena de presidentes de bancos centrales acordaron constituir un fondo de unos US$ 9 billones con el objeto de financiar el uso de energías limpias., lo que implica un proceso de reducción el uso del petróleo y el carbón. Es más, se ha planteado colocar impuestos y aranceles a los bienes provenientes de esos productos. La Ley de Reducción de la Inflación en EEUU plantea significativos incentivos al uso de los vehículos eléctricos y la hidroelectricidad.

Todo lo planteado implica que el uso del petróleo como fuente de energía va ir declinando gradual pero sostenidamente lo cual implica un gran reto para Venezuela, con grandes reservas de petróleo pesado. De esta manera, mientras los acuerdos del cambio climático se materializan, Venezuela está obligada a aumentar la extracción de petróleo antes de que sea tarde. Venezuela tiene en el petróleo su más importante fuente de ingresos y a ello no se puede renunciar, entre otras cosas porque Venezuela no es de los países que más contaminan, pero es que en adición, los acuerdos internacionales para enfrentar el cambio climático van a llevar su tiempo para materializarse y sin duda tenemos muchos años en los que debemos aprovechar ese tiempo para incrementar lo más que podamos la producción petrolera y por supuesto, para desarrollar con rapidez áreas como el turismo, producción agroalimentaria entre otros, café y cacao y manufacturas vinculadas al uso de la energía, en las que sin duda tenemos grandes oportunidades competitivas.

 

@josegrasso

 



Volver arriba