Desempeño Bancario Venezolano 2023: Logros Destacados y Desafíos por Superar

José Grasso VecchioJosé Grasso Vecchio.- El mundo financiero es un reflejo dinámico de la sociedad en la que opera, y la banca venezolana no es la excepción. A lo largo del año 2023, este sector crucial ha experimentado una serie de hitos significativos y también ha enfrentado desafíos importantes. En este artículo, exploraremos de cerca el desempeño de la banca venezolana durante este período, destacando tanto sus logros sobresalientes como los aspectos que aún requieren mejora. Desde innovaciones tecnológicas hasta la búsqueda de estabilidad en un contexto económico cambiante, examinaremos en profundidad cómo el sector bancario ha impactado y ha sido impactado por la realidad venezolana. Acompáñanos en este análisis detallado que arroja luz sobre el presente y el futuro de la banca en Venezuela.

Avances Significativos

Fortaleza Patrimonial: La suficiencia patrimonial de la banca es el indicador por excelencia de su solvencia financiera. La banca venezolana muestra al cierre de 2023 niveles más que adecuados de adecuación patrimonial y lo que es más resaltante, ha mejorado de forma importante su fortaleza patrimonial en el transcurso del año, pasando de un índice de patrimonio total sobre activos totales de 17,8% en 2022 a uno de 21,5% en 2023. Eso significa que la banca venezolana, hoy dispone de un colchón de capital más que suficiente para cubrir pérdidas esperadas e inesperadas y eso es muy positivo.

Préstamos de la mejor calidad: La calidad de los préstamos otorgados por la banca venezolana es excelente, si se le aproxima por el índice de morosidad, el cual es un reflejo de la proporción que ocupa la cartera de mala calidad o morosa, sobre el total de los préstamos. Ese indicador ha venido bajando desde 2022 y hoy día podemos afirmar que, el promedio del año 2023 que la morosidad, es de solo 2,7%, muy inferior al promedio de 2022, que fue de 6,6%, una enorme mejora de 59% en la calidad de los créditos. Esto sin duda es un reflejo tanto de una mejoría en el proceso de selección de los casos de crédito a aprobar, como un indicativo de una mayor cultura de pago por parte de los clientes, quienes seguramente, lo último que desean es perder el acceso a un recurso valioso como lo es el crédito. Esta tasa de morosidad es baja, aun en comparación con los bancos grandes del primer mundo. En Estados Unidos, la tasa de morosidad de los bancos grandes, es de aproximadamente 3% y la de los bancos pequeños es de 7,5%.

Crecimiento: La cartera de crédito expresada en dólares, cierra el año con un crecimiento cercano al 90%, lo que es un significativo aumento, más si se tiene en cuenta el nivel del coeficiente de encaje vigente. Lo cierto es que la banca pública y privada, ha destinado créditos a la cartera única productiva que estaba fijada en 25% de la cartera de crédito bruta del sistema del total de los préstamos y ello ha permitido atender necesidades importantes de la alimentación como el maíz blanco y amarillo, arroz y leguminosas entre otros importantes rubros. A partir de noviembre, se fijó que el 15% de la Cartera Única Productiva Nacional, sea para financiar proyectos especiales para mujeres, en el marco del programa CrediMujer. La primera etapa del programa CrediMujer apunta a favorecer a 300.000 mujeres. según data oficial. Solo el martes 12 de diciembre se entregaron 1.500 financiamientos. Sumemos a ello la atención a los microcréditos y en general a los emprendedores. En el caso del crédito al consumo varias instituciones han ido incrementando los montos de las tarjetas de crédito.

Banca Digital:

Venezuela es actualmente el segundo país de América Latina con mayor porcentaje de población bancarizada, según datos del Global Findex, un informe publicado por el Banco Mundial cada tres años en el que se analiza la extensión de los servicios financieros en todo el mundo.

De acuerdo con el Global Findex 2021, Venezuela alcanza un 84% de bancarización, con lo que se convierte en la segunda economía con mayor porcentaje de población bancarizada de la región junto con Brasil, solo por detrás de Chile que posee un 87%.

Nuestra banca ha experimentado una evolución favorable ya que el 98% de las transacciones son digitales. Sin lugar a dudas en pocos años, logramos superar los problemas de efectivo y pudimos con la transformación digital realizar un menor uso de las agencias bancarias, se resolvió el problema de los pensionados y las largas filas para cobrar y en líneas generales hemos tenido un avance importante en materia de transformación digital. Del 2017 al año 2023 vimos cómo se fue transformando positivamente nuestro sistema de pagos, con la llegada de la modernización de la cámara de compensación, del P2P, P2C, C2P, Biopago, Contactless, Pago móvil con tecnología QR y este proceso de avances continúa. Si me preguntan cómo ha sido posible, hemos visto un trabajo enorme de los técnicos de los bancos públicos y privados y una coordinación de las autoridades financieras. como el caso del Banco Central de Venezuela y las Superintendencia de las Instituciones del Sector bancario. Soy un creyente de que las soluciones a los problemas deben ser producto del diálogo y de mesas técnicas de trabajo con el concurso de los bancos públicos, privados y las autoridades del área financiera. Con más de 30 años dedicado a la banca, puedo asegurarles que diálogo y mesas técnicas son la mejor fórmula para solucionar los problemas y marchar adelante.

Desafíos por superar

Mejorar la eficiencia administrativa: Para calcular la productividad relativa de un banco, los analistas financieros y el mercado en general utilizan el denominado ratio de eficiencia. Este indicador relaciona los ingresos obtenidos con los gastos necesarios para conseguir dichos ingresos durante un período de tiempo determinado. Generalmente, se usan los ingresos propios de la actividad o ingresos financieros y se comparan contra los denominados “gastos de transformación”, que son una especie de aproximación a la banca de los gastos de explotación de cualquier otro tipo de negocio, obteniéndose como la suma de los gastos de personal, los gastos operativos y los aportes a Sudeban y Fogade. La banca será un negocio más eficiente, cuanto más pequeño sea el valor de este índice. Acá la banca tiene un amplio espacio para seguir mejorando, porque lo ha hecho. Pero el valor de este indicador, está todavía muy elevado para los estándares globales. Como se indicó, los bancos han realizado enormes esfuerzos para mejorar su eficiencia y adecuar sus gastos de transformación a sus ingresos, pasando de un índice de eficiencia administrativa de 289% en enero de 2022 a uno de 109% en noviembre de 2023. No obstante, es obvio que ese resultado debe seguir mejorando. Algo que ayudaría notablemente a los bancos a mejorar su eficiencia en costos, sería el poder generar mayores ingresos propios de la actividad, pero para ello, el encaje legal debe bajar, lo que estoy seguro, debe ser de forma progresiva e incentivando créditos dirigidos a mejorar la productividad y competitividad, créditos a inversiones productivas, como proyectos de infraestructura y desarrollos tecnológicos, apoyo a las zonas económicas especiales, créditos para incentivar empresas y actividades donde somos eficientes para incentivar la exportación, créditos al emprendimiento, a la mujer, turismo, transporte entre otros.

Apoyar y coadyuvar al crecimiento económico esperado para 2024: Los analistas económicos están esperando un crecimiento económico para 2024 que varía en el rango 8%-12%. Teniendo en cuenta que el 88% del PIB se corresponde con la economía no petrolera, es enorme el esfuerzo que debería hacer la banca venezolana para acompañar y ayudar a que ese crecimiento se materialice. La cartera de crédito debería crecer 15%-20% en términos reales, para poder apoyar ese crecimiento. Sin embargo, eso debe venir de la mano de flexibilizar progresivamente el crédito. La intermediación financiera ha mejorado mucho, pero debe seguir mejorando, el promedio del 2023 ha sido de 33%. Esperamos que eso pueda mejorar, para que así las expectativas alcistas se puedan materializar. Sin embargo, esto no depende solo de la voluntad de la banca, que sin duda la tiene y de sobra.

El país cuenta con un sistema bancario público y privado estable, sólido, con adecuados indicadores y con una gerencia profesional y eficiente. Además, es un sistema con un marco regulatorio y una supervisión adecuada.

El desempeño de la banca venezolana desde siempre y en los últimos años 2016-2023 ha demostrado una notable capacidad de adaptación a un entorno económico desafiante. A medida que nos dirigimos hacia el 2024, los pilares de estabilidad y evolución tecnológica establecidos por el sector bancario en Venezuela servirán como fundamentos cruciales para apoyar el crecimiento económico esperado. Sin embargo, afrontar el reto de respaldar el crecimiento requerirá una combinación de innovación continua y estrategia. La banca venezolana enfrenta la tarea de no solo mantener su capacidad de adaptación al entorno, sino también de aprovechar su posición para ser un motor impulsor del desarrollo económico del país en el próximo año.

 

@josegrasso

 



1 comentario

  1. Héctor Oswaldo González

    No veo cuál es el crecimiento económico qué tienen los bancos en Venezuela, sin otorgar créditos personales a sus clientes y con tarjetas de crédito de 100Bs. Es un verdadero, desastre económico.

Los comentarios están cerrados

Volver arriba