Un mercado de petróleo favorable a Venezuela

José Grasso VecchioJosé Grasso Vecchio.- Durante 2024 el mercado petrolero ha mostrado un comportamiento estable en cuanto a producción y precios. No ha habido sobresaltos en las cotizaciones de crudo, no obstante problemas geopolíticos en varias partes del mundo. Así, el precio petrolero del marcador WTI cerró en mayo en US$ 80 por barril, mayor a los US$ 71 por barril de diciembre de 2023, en tanto que la producción se ha desacelerado debido a los recortes de producción que ha aplicado la OPEP los cuales han compensado una ligera alza en la extracción de crudo en los Estados Unidos.

En el caso de Venezuela, en mayo de 2024 la producción se situó en 910.000 barriles diarios lo que significó un incremento de 11% respecto a los 819.000 barriles diarios producidos en mayo de 2023. Con relación a diciembre de 2023 el aumento es de 12% al compararse con 802.000 barriles diarios extraídos en diciembre de 2023. De esta manera, Venezuela ha venido incrementando gradual pero sostenidamente la producción de hidrocarburos con lo cual la economía ha tenido un triple beneficio. En primer lugar, el aumento de la producción petrolera en sí misma contribuye a la expansión de la actividad económica e igualmente hay una incidencia indirecta de la producción petrolera sobre la economía no petrolera que viene dada por el efecto multiplicador de la demanda de bienes y servicios de la actividad manufacturera y de servicios que realiza la industria petrolera.

En segundo lugar, la mayor producción de petróleo se expresa en un aumento de los ingresos de divisas lo que ha contribuido a la estabilidad del tipo de cambio y por tanto al menor ritmo de inflación a lo largo de 2024.

En tercer lugar, el aumento de la producción petrolera genera un efecto sociológico y motivacional en el sentido de que, si es posible recuperar a la industria petrolera venezolana, no obstante, un conjunto de restricciones externas e internas.

Con un potencial de producción elevado y con reservas abundantes y una localización geográfica envidiable, Venezuela tiene y debe aprovechar un entorno internacional que según especialistas en la materia se va a caracterizar en el futuro inmediato por un predominio de la demanda sobre la oferta de petróleo y consiguientemente con presiones alcistas sobre los precios.

Por tanto, para Venezuela es vital incrementar la producción petrolera, debido a que ésta es el principal motor para la reactivación de la economía nacional en el corto plazo.

Para hacer esto posible, es esencial introducir cambios puntuales en la legislación petrolera de forma tal de atraer masivas inversiones extranjeras y nacionales que hagan posible el citado aumento de la producción de petróleo. No existe en América un país que tenga las reservas probadas de Venezuela y la localización de los yacimientos cercanos a los puertos y medios de transporte como Venezuela. Por tanto, Venezuela es y seguirá siendo un país petrolero como fuente primaria de energía a lo que se agrega potencialidades enormes en energías verdes hoy altamente demandadas en el mundo, en medio de una transición energética que, aunque lenta parece indetenible.

 

@josegrasso

 



Volver arriba