Shell generará hasta 3 GW de energía solar en Brasil y planea 17 GW en eólica marina

Shell

La multinacional Shell desarrolla actualmente ocho proyectos que le permitirán generar en 2030 hasta 3 gigavatios (GW) de energía solar en Brasil y solicitó licencia para seis proyectos de eólica en altamar con capacidad sumada de 17 GW, informó este martes la compañía.

El presidente de Shell Brasil, Cristiano Pinto da Costa, dijo en un encuentro con periodistas que estos planes pretenden contribuir a la meta de la compañía de convertirse en «una empresa energética neutra hasta 2050».

El ejecutivo afirmó que, entre los proyectos para reducir emisiones, este año entró en operación la térmica Marlim Azul, alimentada con gas natural y con capacidad para producir 565 megavatios (MW) que Shell tiene en asociación con Mitsubishi Power y el grupo brasileño Pátria Investimentos.

También puede leer:

El litio y cobre en Latinoamérica: reclamo para la inversión en la transición energética

Agregó que la multinacional, la segunda mayor productora de petróleo en Brasil tras Petrobras, tiene planeados ocho proyectos de generación solar, cada uno con capacidad para producir entre 150 y 550 megavatios.

«La ejecución de esas inversiones depende de que tengamos condiciones en el mercado pero el plan es poder generar hasta 3 GW a finales de esta década«, dijo.

Agregó que la empresa también solicitó la licencia ambiental para montar en Brasil seis parques eólicos marítimos con una capacidad instalada para generar hasta 17 GW, superior a la de la hidroeléctrica Itaipú (14 GW), la mayor central del país.

No obstante, condicionó esas inversiones a la aprobación del marco regulador de la energía eólica marítima, que está preparando el Gobierno.

Da Costa afirmó que una de las principales inversiones de Shell en la transición energética en Brasil fue su asociación con el grupo azucarero Cosan para crear Raízen, una de las mayores productoras y exportadoras de etanol de caña de azúcar del mundo.

Dijo igualmente que Shell ya aprobó el plan de Raízen para construir 22 nuevas plantas de producción de etanol de segunda generación (menos contaminante) hasta 2030, dos de las cuales ya están en operación.

«El etanol es uno de los combustibles más prometedores, tanto que nuestra producción la estamos enviando totalmente a Europa, en donde hay una gran demanda», aseguró.

Según Da Costa, la inversión de Shell en otras renovables depende de que Brasil avance en la regulación de los mismos, principalmente en hidrógeno verde.

EFE

Síguenos en: