Gasto de los consumidores estadounidenses se estancó en mayo 2023 y la inflación sigue alta

Cesta mercado
Foto: Burst

El gasto de los consumidores estadounidenses se estancó en mayo, ya que se redujeron las compras de vehículos de motor y otros bienes de larga duración presionados por unos costos de endeudamiento más elevados, lo que sugiere una pérdida de impulso del crecimiento económico en el segundo trimestre.

Si bien el informe del Departamento de Comercio del viernes mostró que la inflación anual aumentó el mes pasado a su ritmo más lento en dos años, las presiones subyacentes sobre los precios siguieron siendo demasiado fuertes para evitar que la Reserva Federal suba las tasas de interés en julio, según los economistas.

La debilidad del gasto de los consumidores contrarrestó una serie de datos optimistas de este mes, que habían esbozado el panorama de una economía resistente.

También puede leer:

Producción de la OPEP registra un ligero descenso en junio 2023 antes del recorte saudí, según encuesta

«El reciente estancamiento del gasto de los consumidores y las noticias algo mejores sobre la inflación validan la decisión de la Reserva Federal de saltarse una reunión este mes, aunque la persistente rigidez de los precios subyacentes probablemente justifique un nuevo frenazo en julio«, declaró Sal Guatieri, economista jefe de BMO Capital Markets.

El gasto de los consumidores subió un 0,1% el mes pasado. Los datos de abril se revisaron a la baja para mostrar una aceleración del gasto del 0,6%, en lugar del 0,8% anunciado antes.

Los economistas consultados por Reuters habían pronosticado que el gasto de los consumidores, que representa más de dos tercios de la actividad económica estadounidense, aumentaría un 0,2%.

El gasto en bienes cayó un 0,5%, con un desplome del 23,3% del gasto en vehículos de motor. El gasto en gasolina y otros bienes energéticos se desplomó un 23,4%, reflejando en gran medida la baja de los precios en las gasolineras.

El gasto en servicios aumentó un 0,4%, impulsado por la sanidad, el transporte, la vivienda y los servicios públicos, así como los servicios financieros y los seguros. El gasto en servicios aumentó un 0,5% en abril.

Ajustado a la inflación, el gasto de los consumidores se mantuvo sin cambios tras subir un 0,2% en abril.

El estancamiento del llamado gasto real de los consumidores el mes pasado implica que el gasto de los consumidores se moderó bruscamente en el segundo trimestre tras aumentar a su ritmo más rápido en casi dos años en los meses de enero a marzo.

El fuerte gasto de los consumidores contribuyó al ritmo de crecimiento anualizado del 2,0% de la economía el pasado trimestre, desafiando el temor a una recesión debido a las fuertes subidas de tasas de la Reserva Federal.

Sin embargo, es probable que la economía haya seguido avanzando en el segundo trimestre, con un fuerte crecimiento del empleo, la construcción de viviendas y los pedidos de bienes manufacturados de larga duración, y una reducción del déficit comercial de bienes en mayo.

El gasto de los consumidores sigue respaldado por los fuertes aumentos salariales en un mercado laboral tenso.

La renta personal aumentó un 0,4% el mes pasado, y los salarios un 0,5%. La ralentización de la inflación aumenta el poder adquisitivo de los consumidores. La tasa de ahorro subió al 4,6% desde el 4,3% de abril.

El índice de precios de los gastos de consumo personal (PCE) aumentó un 0,1% en mayo, tras el alza de un 0,4% en abril. En los 12 meses hasta mayo, el índice de precios PCE avanzó un 3,8%. Se trata de la menor alza interanual desde abril de 2021, tras la subida del 4,3% en abril.

Excluyendo los volátiles componentes de alimentos y energía, el índice de precios PCE ganó un 0,3% tras subir un 0,4% el mes anterior. El denominado índice de precios PCE subyacente aumentó un 4,6% interanual en mayo, tras avanzar un 4,7% en abril.

La Reserva Federal sigue los índices de precios PCE para alcanzar su objetivo de inflación del 2%.

Reuters

Síguenos en: