Ventas minoristas en EE.UU. crecen levemente en abril de 2023

supermercado
Foto: Pixabay

Las ventas minoristas en Estados Unidos aumentaron menos de lo esperado en abril, pero la tendencia subyacente se mantuvo sólida, lo que sugiere que el gasto de los consumidores tuvo un fuerte comienzo en el segundo trimestre, desafiando las expectativas de una recesión este año.

El repunte menor de lo previsto de las ventas al por menor el mes pasado, comunicado el martes por el Departamento de Comercio, reflejó probablemente un aumento moderado de los ingresos en los concesionarios de automóviles, que según algunos economistas se debió a recortes de precios. Las automotrices registraron un aumento de las ventas de unidades en abril, indica una nota de Reuters.

«En los dos meses restantes del segundo trimestre se necesitarán descensos del gasto para estimular una contracción del consumo personal real», declaró Sal Guatieri, economista jefe de BMO Capital Markets en Toronto. «Se corre el riesgo de un nuevo retraso de la tan esperada recesión, probablemente debido al gasto en curso, el exceso de ahorro y el robusto crecimiento de los ingresos».

También puede leer:

Wells Fargo acuerda pagar US$ 1.000 millones a inversores que lo demandaron sobre cuentas falsas

Las ventas al por menor subieron un 0,4% el mes pasado. Los datos de marzo se revisaron ligeramente a la baja para mostrar una caída de las ventas del 0,7% en lugar del 0,6% comunicado anteriormente. Los economistas encuestados por Reuters habían pronosticado un repunte de las ventas del 0,8%.

Las ventas al por menor se componen principalmente de bienes, que suelen comprarse a crédito, y no se ajustan a la inflación. Los ingresos en los concesionarios de automóviles subieron un 0,4% tras dos descensos consecutivos.

«Esto se suma a los indicios de que los precios de los vehículos están bajando, lo que pesa sobre el valor nominal de las ventas«, dijo Andrew Hunter, economista jefe adjunto de Capital Economics.

No obstante, el encarecimiento de los préstamos y de los precios está pasando factura a los consumidores. Las ventas de los distribuidores de materiales de construcción y suministros de jardinería aumentaron un 0,5%. Las ventas minoristas por Internet aumentaron un 1,2%, probablemente porque los consumidores, preocupados por los precios, siguen buscando descuentos y ofertas. Las ventas en las tiendas de muebles cayeron un 0,7%, mientras que los ingresos en las tiendas de electrónica y electrodomésticos descendieron un 0,5%.

El gasto en pasatiempos disminuyó un 3,3%, pero los consumidores aumentaron sus compras en las tiendas de salud y cuidado personal. Las ventas en los servicios de comidas y bebidas, única categoría de servicios en el informe de ventas al por menor, subieron un 0,6%. Los economistas consideran que salir a cenar es un indicador clave de la economía familiar.

El aumento de las ventas al por menor se sumó al fuerte crecimiento del empleo en abril, sugiriendo que la economía estaba experimentando una reactivación en medio de la primavera boreal, tras la ralentización de la actividad en febrero y marzo. El gasto se está viendo respaldado por el fuerte aumento de los salarios, gracias a lo ajustado del mercado laboral.

Algunos hogares aún conservan ahorros acumulados durante la pandemia de COVID-19. Los economistas prevén una recesión a medida que los efectos acumulados y retardados de la campaña de subidas de tasas de interés más rápida de la Reserva Federal desde los años ochenta para controlar la inflación empiecen a tener un impacto más amplio en la economía.

Los bancos también están endureciendo los criterios de concesión de préstamos, lo que podría hacer inaccesible el crédito a algunos consumidores.

Excluidos los automóviles, la gasolina, los materiales de construcción y los servicios alimentarios, las ventas al por menor repuntaron un 0,7% el mes pasado. Los datos de marzo se revisaron ligeramente a la baja para mostrar que las llamadas ventas minoristas estructurales cayeron un 0,4% en lugar del 0,3% comunicado anteriormente.

Las ventas minoristas estructurales se corresponden más estrechamente con el componente del gasto de consumo del Producto Interno Bruto. El gasto de los consumidores, que representa más de dos tercios de la actividad económica estadounidense, se aceleró en el primer trimestre, compensando el lastre que supuso para el crecimiento del PIB la liquidación de inventarios.

La economía creció a un ritmo anualizado del 1,1% el pasado trimestre. La Fed de Atlanta estima actualmente que el PIB aumentará a un ritmo del 2,7% en el segundo trimestre.

Reuters

Síguenos en: