JPMorgan espera un panorama «desafiante» para la renta variable en primer semestre de 2024

JP Morgan
Foto: Reuters

JPMorgan prevé que la incertidumbre económica nuble las perspectivas de los activos de riesgo en el primer semestre del próximo año, ya que los inversores buscan claridad sobre la orientación de la política monetaria.

«Es probable que la renta variable tenga que negociar el ajuste de beneficios, a medida que la actividad se ralentiza. Creemos que la relación riesgo-recompensa para la renta variable empezará a mejorar fundamentalmente una vez que (la Reserva Federal de Estados Unidos) se adelante con los recortes de las tasas de interés», señalaron en una nota los estrategas de JPMorgan, dirigidos por Mislav Matejka.

Los futuros de los fondos de la Reserva Federal prevén recortes de más de cien puntos básicos en 2024 y un 40% de probabilidades de que comiencen ya en marzo.

También puede leer:

La OCDE no espera una caída de tasas en EE.UU. hasta fines de 2024 y hasta 2025 en el BCE

El crecimiento de los beneficios en Europa será estable en 2024, siempre que no se materialice la recesión, según JPMorgan, que advierte de que las expectativas de una nueva aceleración de los beneficios y los márgenes de las empresas se verán amenazadas por el debilitamiento de los precios y los volúmenes.

JPMorgan mantiene una posición «infraponderada» para la renta variable europea, pero señala que no está cara, especialmente en comparación con las alargadas valoraciones de los valores estadounidenses.

El índice paneuropeo SXTOXX 600 ha subido un 7,6% en lo que va de año, frente al 18,5% del índice S&P 500 .

Según Matejka, la relajación de la política monetaria podría invertir su opinión de infraponderar la renta variable europea en el segundo semestre de 2024.

A nivel sectorial, JPMorgan rebajó a «infraponderar» la venta minorista de alimentos, los hoteles y viajes y los semiconductores europeos.

Según JPMorgan, es probable que aumente la competencia de precios en el comercio minorista de alimentación, lo que podría provocar una contracción de los márgenes en 2024, mientras que la preocupación por los precios, los volúmenes y las existencias podría afectar a los valores de chips.

El banco sigue manteniendo una posición de «sobreponderar» en las acciones japonesas. Considera que los valores de los mercados emergentes tienen «más posibilidades reales» de obtener mejores resultados, especialmente si el crecimiento económico de China sorprende al alza.

Reuters

Síguenos en: