CAF resalta potencial de América Latina y El Caribe para la producción de energía limpia, barata y estable

CAF
Foto: referencial

Sergio Díaz-Granados, presidente ejecutivo de CAF, aseguró que América Latina y El Caribe es una región con capacidad para contribuir al proceso mundial de transición energética.

En una nota publicada en el portal web de CAF, Díaz-Granados expresó que hay que aprovechar las oportunidades que surgen para los países con reservas de minerales críticos —como el litio, el cobre o el níquel—, para los países con reservas de gas cuyo uso durante la transición reduciría las emisiones sin abandonar inmediatamente los combustibles fósiles y para los países con potencial de producción de energías renovables en la relocalización de actividades intensivas en energía.

También puede leer: Agencias: por primera vez en una década se revierten los avances en el acceso básico a la energía

Las declaraciones del presidente de CAF se dieron en el marco de la presentación del Reporte de Economía y Desarrollo (RED) de CAF, titulado Energías renovadas: Transición energética justa para el desarrollo sostenible.

El reporte pone énfasis en tres sectores cruciales para la demanda: el transporte, la industria y el sector residencial, y cierra con un análisis de los impactos que la transición tendrá en la macroeconomía en su conjunto, en particular sobre las finanzas públicas, el sector externo y el mercado laboral.

Las acciones por el lado de la oferta para la descarbonización propuestas en el RED son el incremento de la capacidad de generación de electricidad impulsada por una mayor participación de las fuentes renovables no convencionales y el desarrollo de combustibles de bajas emisiones como los biocombustibles o el hidrógeno de bajas emisiones.

Además, durante la transición, el reporte sostiene que el gas puede jugar un rol crucial sustituyendo combustibles fósiles más contaminantes como el petróleo y el carbón. Si se sustituyera el 50% de los usos actuales de petróleo y carbón por gas se podrían reducir en un 7% las emisiones de la región, lo que representa casi un 65% del total de compromisos que la región se fijó para 2030.

Lea la nota completa aquí.