Barcos desviados por crisis del mar Rojo se enfrentan a puertos africanos desbordados

Buque portacontenedores 02
Foto: Pixabay

Las compañías navieras que navegan alrededor del cabo de Buena Esperanza para evitar los ataques de los militantes Hutíes en el mar Rojo se enfrentan a decisiones difíciles sobre dónde repostar y reabastecerse, ya que los puertos africanos luchan contra la burocracia, la congestión y las malas instalaciones, dicen las empresas y los analistas.

Cientos de grandes buques están desviándose por el extremo sur de África, una ruta más larga que añade entre 10 y 14 días de viaje, para escapar de los ataques con drones y misiles de los hutíes yemeníes que han hecho subir los precios del petróleo y los fletes.

Los ataques de los militantes apoyados por Irán han interrumpido el comercio internacional a través del Canal de Suez, la ruta marítima más corta entre Europa y Asia, que representa aproximadamente una sexta parte del tráfico mundial.

También puede leer:

China rebajará aranceles a la importación de más de 1.000 productos en 2024

Los principales puertos sudafricanos, entre ellos Durban, uno de los mayores de África en cuanto a volumen de contenedores manipulados, así como los de Ciudad del Cabo y Ngqura, figuran entre los de peor desempeño a nivel mundial, según el índice Banco Mundial 2022 publicado en mayo.

«Incluso en el estado en el que se encuentra Durban ahora, sigue siendo el puerto más avanzado y más grande de África, por lo que los buques que se desplazan por el continente tienen opciones muy limitadas de atraque para reabastecerse«, dijo a Reuters Alessio Lencioni, consultor de logística y cadena de suministro.

Otros grandes puertos africanos de aguas profundas situados en la ruta del Cabo, como los de Mombasa, en Kenia, y Dar es Salaam, en Tanzania, están demasiado mal equipados para soportar el tráfico previsto durante las próximas dos semanas, según Lencioni.

Maersk dijo que los buques que sigan la ruta del Cabo intentarán, en la medida de lo posible, repostar en origen o en destino.

«En caso de que sea necesario repostar en ruta, se decidirá caso por caso, siendo Walvis Bay, en Namibia, o Port Louis, en Mauricio, las principales opciones«, dijo un portavoz.

Cabo de tormentas

El mal tiempo con altamar, habitual en el «Cabo de las Tormentas» y en el Canal de Mozambique, hace que los buques puedan agotar su combustible con mayor rapidez, por lo que los servicios de repostaje son cruciales, según los transportistas.

«En Singapur, estamos suministrando mayores volúmenes de combustible a buques que ahora realizarán viajes más largos», declaró un portavoz de TFG Marine, una unidad del operador energético Trafigura.

La burocracia es motivo de preocupación. En septiembre, el Servicio Nacional de Impuestos de Sudáfrica detuvo a cinco buques de suministro de combustible en Algoa Bay, sospechosos de infringir la Ley de Aduanas e Impuestos Especiales. BP, Trafigura y Mercuria han sido objeto de suspensiones a la espera de auditorías.

Desde que en 2016 se iniciara en la bahía de Algoa el primer abastecimiento de combustible en altamar entre buques de Sudáfrica, se ha producido un fuerte aumento de los volúmenes de combustible y de los buques que lo utilizan.

Un portavoz de Heron Marine, la filial de TFG Marine que opera en Algoa Bay, dijo que la compañía está trabajando con los clientes para gestionar sus necesidades de abastecimiento de combustible. 

En previsión de que se necesite más combustible marítimo, se espera que las importaciones aumenten a unas 230 kilotoneladas en diciembre, según los analistas.

Reuters

Síguenos en: